Irak, la carretera de la muerte. Un crimen de guerra ignorado (1991)

/ Lecturas: 9844 / Etiquetas: ,
Carretera de la muerte en Iraq

Introducción

El 26 de febrero de 1991, tropas iraquíes se retiraban de Kuwait hacia Basora a través de la única carretera que existía, la autopista 80. Además de los soldados, una cantidad indeterminada de civiles seguían también a las tropas de Saddam Hussein a lo largo de la que tristemente cambiaría su nombre más tarde de autopista 80 a “carretera de la muerte”. Los iraquíes habiendo sido arrollados por la maquinaria de guerra estadounidense y retiraban de Kuwait en columnas desordenadas compuestas de tanques, blindados, camiones así como automóviles y autobuses.

Tiro al pato hasta que el clima lo permitió

Meses antes del comienzo de la “Tormenta del desierto”, Colin Powell afirmó en reiteradas ocasiones como EEUU “haría que el mundo se aterrara hasta la muerte” durante la intervención militar en Iraq. Powell, por entonces Presidente del Estado Mayor Conjunto (cargo militar de más rango en las Fuerzas Armadas) planificó la estrategia y la resumió en “Bloquearles el paso y matarles“. [1]. El general de división Royal N. Moore, comandante de Marines describió lo acontecido en la autopista 80 como “una sesión de tiro al pato hasta que el clima lo permitió.”. Un piloto de la Marina que solicitó no ser identificado, dijo que los iraquíes habían colocado banderas blancas en sus tanques y que la aviación tenía ordenes de seguir atacando “hasta que los soldados no abandonaran los vehículos y los dejaran atrás“. Los primeros pilotos británicos que sobrevolaron la zona regresaban a la base conmocionados por lo que habían visto. Algunos protestaron y se negaron a tomar parte en nuevos ataques siendo amenazados con ser llevados a un tribunal militar.

Desde el portaaviones USS Ranger, se utilizó todo tipo aviones, incluyendo los S-3 Viking de vigilancia electrónica para lanzar todo tipo de bombas. El número de aviones de ataque era tan elevado que el control del tráfico aéreo se vio obligado a desviar otros aparatos para evitar colisiones.

Bombardeos con aviones de vigilancia electrónica

Desde el portaaviones estadounidense USS Ranger, se utilizó todo tipo aviones, incluyendo los S-3 Viking de vigilancia electrónica para lanzar todo tipo de bombas (convencionales, de racimo, napalm, etc) sobre la autopista 80. El número de aviones de ataque era tan elevado que el control del tráfico aéreo se vio obligado a desviar otros aparatos para evitar colisiones. A pesar de que el ejército iraquí se estaba retirando y había una gran cantidad de civiles que huían de los combates, los estadounidenses continuaron los ataques durante otras 48 horas. El 10 de marzo, el reportero Michael Kelly describió como “durante de 50 o 60 kilómetros, desde el norte de Jahra a la frontera con Irak, el camino estaba repleto de vehículos destruídos, cuerpos reventados y carbonizados por todas partes“.

Balance de la masacre

Se estima que en esos dos días, 25.000 personas entre soldados y civiles fueron masacrados sin darles opción de rendición lo que constituye un crimen de guerra según la Convención de Ginebra. Los grandes medios de comunicación, ignoraron la masacre en su completa dimensión y sólo mostraron algunas imágenes pero sin explicar la historia completa y su alcance. Peter Turnley, un fotoperiodista que se encontraba estaba en la zona recogió algunas de las principales imágenes sobre las consecuencias de aquellas 48 horas de ataques y “tiro al pato”. Turnely mostró en sus fotografías el estado al que habían quedado reducidos los cadáveres, muchos de ellos como si de fantasmas se tratara, retratándolos en los que fueron sus últimos segundos de vida abrasados por el napalm [2]. Preguntado Colin Powell al finalizar la guerra sobre cuantas habían sido las bajas en el ejército iraquí, respondió “No tengo ni idea y no me planteo emprender cualquier esfuerzo para averiguarlo“. Norman Schwarzkopf justificó los ataques a pesar de las banderas blancas que los pilotos de la Coalición afirmaron ver repetidamente y calificó a los civiles que se encontraban en la carretera de un “puñado de violadores, asesinos y matones que habían asaltado y cometido pillajes de todo tipo en Kuwait y ahora estaban intentando escapar antes de que fueran capturados” [3].

Fuentes

¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 Votos - Promedio: 0,00 de 5
Cargando…

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

6 Comentarios

  • Gran articulo, estoy tratando de difundir la pagina en facebook, para ver si tiene todavia una mayor recepcion.. Verdaderamente el trabajo que usted realiza merecen verlo muchas personas..
    Sigue asi..

  • Y usted cree que los Iraquies que huian de Kuwait eran gente buena que se habia llegado hasta alli a veranear? Eran ASESINOS y no tivieron piedad de nada ni de nadie cuando invadieron un pais indefenso. No digo que sea para aplaudir lo de este articulo, pero el que a hierro mata, a hierro muere amigo !!!!!

    • El artículo no da por sentado nada, ni se califica de ninguna forma a los que “huían” de Irak. Esto lo has sacado tú sólo en conclusión.

      Que fueran “asesinos” todos los que huían de Irak ya lo sabíamos porque fue el propio Colin Powell quien lo dijo así como la propaganda estadounidense como forma de justificar esa carnicería que por otro lado, vulneraba cualquier tipo de convención de guerra de las que el gobierno de EEUU siempre hace gala.

      El razonamiento de “que a hierro mata, a hierro muere”, se solía decir en la Edad Media y creo que este no sería el caso, pero si lo es, estaríamos poniéndonos al mismo nivel que a todos esos “asesinos” que “huían” de Irak, entre los cuales, había además de soldados, mujeres, niños y ancianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *