La España de Franco, santuario y refugio del grupo terrorista francés OAS (1961)

/ Lecturas: 3186 / Etiquetas:
La OAS. Reunión Franco y De Gaulle

Introducción

Las relaciones políticas franco – españolas no han estado exentas de pocas tensiones en los últimos 100 años. Uno de los motivos que probablemente más ha contribuido a generar una especial desconfianza entre el Estado francés y el español en las últimas décadas, ha sido el apoyo que el régimen de Franco prestó tanto al golpe de Estado contra De Gaulle como a los golpistas franceses que formaron la Organización Armada Secreta (OAS) en la década de los 60, una de las primeras organizaciones terroristas de extrema derecha de Europa.

La OAS se creo como un movimiento clandestino emergido de aquellos militares del ejército francés que querían impedir el giro que De Gaulle había imprimido tanto a su política interior como a la exterior. La dirección de la Organización Armada Secreta recaía fundamentalmente sobre el muy condecorado y respetado general Raoul Salan quedando esta establecida en 1961 después del fallido intento de golpe de Estado que llevaron a cabo los generales Maurice Challe, André Zeller y Edmond Jouhaud y el propio Raoul Salan. La OAS se oponía radicalmente a permitir la independencia de sus antiguas colonias, especialmente de Argelia, un territorio que por entonces muchos franceses consideraban parte indisoluble de Francia.

El régimen de Franco prestó apoyo tanto al golpe de Estado contra De Gaulle como a los golpistas franceses que formaron la Organización Armada Secreta (OAS) en la década de los 60.

Las OAS llegó a tener un gran poder operativo y social, algo que amenazo seriamente al país y puso en grave peligro a la propia República debido a la connivencia que los miembros de la organización tuvieron con un sector muy destacado de las fuerzas de seguridad, incluyendo militares y agentes de policía además de amplios sectores civiles. En este artículo, se resume la historia de esta organización y el apoyo que recibió de la España de Franco.

Orígenes de la OAS

Como ya se ha apuntado, la OAS fue dirigida desde sus inicios por el general Raoul Salan, el militar francés más condecorado. Se forma en febrero de 1961 en Madrid tras el intento fallido de golpe de Estado que el 21 de abril llevaron a cabo un grupo de generales franceses rebeldes con base en Argelia. El 8 de enero de 1961, los franceses votaron favorablemente en el referéndum para acordar la independencia de Argelia. Este hecho y los acuerdos de Evián, fueron el punto de partida de la actividad terrorista de la OAS.

Desde finales de 1961, la OAS comenzó una campaña de terror consistente en atentados indiscriminados y asesinatos políticos fundamentalmente contra aquellos que eran considerados como enemigos, ya fueran estos franceses o extranjeros (principalmente el FLN). Desde antes de 1961, miembros de la futura OAS ya habían actuado de forma regular en acciones de represalia contra el Frente de Liberación Nacional (FLN) teniendo estas acciones de terrorismo, una gran acogida por una parte de los franceses.

La OAS fue dirigida desde sus inicios por el general Raoul Salan, el militar francés más condecorado.

En su apogeo, la OAS llegó a estas formada por más de un millar hombres armados y 3.000 militantes según Jean Jacques Susini, cofundador de la organización. Los integrantes de la OAS recibieron el nombre de ‘Barbouzes’ pues en los inicios, ciertos integrantes de la organización, se valían de barbas postizas para actuar de forma encubierta en operaciones de contrainsurgencia.

La OAS además de estar virulentamente en contra de la independencia argelina, plasmada en los acuerdos de Evian el 18 de marzo de 1962, se oponía también a muchas de las medidas que De Gaulle estaba implementando para reformar el Estado francés. Una de las medidas que más rechazó generó en amplios sectores de establishment galo y especialmente, en el ejército, fue la salida del mando militar de la OTAN que se hizo efectivo en 1966 tal y que como explicó el propio De Gaulle, a pesar de que dichga salida solo buscaba “modificar la forma de nuestra Alianza sin alterar el fondo” [1].

Evolución de la OAS

Las acciones de las OAS pasaron de ser actos de terrorismo más o menos selectivo al principio a convertirse pocos años después de sus orígenes, en campañas sistemáticas de terror indiscriminado. En su momento mas crítico, las acciones de la OAS tuvieron como blanco todo tipo de instituciones gubernamentales francesas y argelinas. Las víctimas de la OAS eran en  principio mayoritariamente argelinas, algo que con el tiempo también cambio provocando sus atentados víctimas tanto europeas como árabes ya ocurrieran estos en África o en Europa. La policía francesa fue blanco no pocas veces de la Organización Armada Secreta mientras el Ejército prefería mirar para otro lado aún en los momentos mas críticos.

A pesar de que la mayoría de sus miembros compartían una ideología de extrema derecha o de corte tradicionalista conservador, la OAS se componía de miembros y militantes de diverso signo. En Argelia por ejemplo, la dirección del grupo se encontraba en manos de militares y políticos que habían participado activamente en la Resistencia antifascista mientras que muchos militantes y simpatizantes eran desertores y veteranos que provenían de las guerras coloniales. También destacaba la presencia en la militancia de la OAS de gente de clase baja, así como comerciantes, artesanos, pequeños empleados, etc. Algo especialmente significativo es que el principal bastión de la OAS en Argel, era el barrio de Bab-el-Oued, barrio que había votado mayoritariamente a comunistas y socialistas.

Sólo un año después de la constitución de la OAS, la ‘Organización Armada Secreta’ ya había cometido 751 atentados en Francia. Eran los años del plomo en versión francesa [2] y cuyo objetivo era sembrar el caos y fomentar así un golpe de Estado definitivo.

En el periodo previo al referéndum, el objetivo de la OAS se centraba en impedir la consulta de independencia, objetivo que no tuvo ninguna oportunidad de completarse debido a que la opinión pública francesa se oponía mayoritariamente a continuar la guerra contra el FLN y apoyaba la independencia de Argelia. Por otro lado, la brutalidad y lo indiscriminado de los ataques de la OAS, les generó un profundo rechazo tanto a nivel nacional como internacional. Las represalias del FLN a las acciones de la OAS no fueron menos brutales incluyendo atentados, asesinatos y secuestros que en muchas ocasiones también fueron completamente indiscriminados. Solo entre el 19 de marzo y el 31 de diciembre de 1962, más de 3.000 civiles fueron secuestrados, siendo  la mayoría de ellos, torturados y asesinados por la OAS.  Según Guy Pervillé, el balance de víctimas de la OAS no superó las 2.200 víctimas, de las cuales el 85% de estas eran de confesión musulmana, un balance que se queda corto respecto de otros estudios. Muchos secuestros cometidos por la OAS con sus desapariciones, apenas tuvieron impacto mediático debido a que los sucesivos gobiernos franceses, ocultaron los hechos en muchas ocasiones para evitar las consecuencias políticas que pudieran derivarse de las exigencias del grupo al Estado francés.

A pesar de la autoridad y respeto que evocaba su figura, De Gaulle sufrió diversos intentos de asesinato, uno de los cuales fue llevado a la gran pantalla a partir de la novela de Frederick Forsyth. Uno de los intentos de asesinato que estuvo más cerca de acabar con su vida, fue aquel en el que De Gaulle se trasladaba junto a su mujer en un Citroen que fue ametrallado a pesar de lo cual, ambos consiguieron salir vivos. Sólo un año después de la constitución de la OAS, la ‘Organización Armada Secreta’ ya había cometido 751 atentados en Francia. Eran los años del plomo en versión francesa [2] y cuyo objetivo era sembrar el caos y fomentar así un golpe de Estado definitivo.

Intereses comunes entre la OAS y el franquismo

Una vez ratificada la independencia el 5 de julio de 1962, la OAS tuvo que buscar refugio fuera de Argelia. Una parte sustancial de sus miembros y militantes, se trasladaron al sur de Francia mientras los principales dirigentes se ocultaron en otros países, entre ellos España, situación que terminó con la amnistía francesa de 1968. En su momento más álgido, el régimen de Franco llegó a acoger a los generales golpistas Pierre Lagaillarde, Jacques Soustelle, Jean Gardés, Alin Sarrien o Raoul Salan así como a unos 700 militantes que huyeron con sus familias [3].

En 1961 Franco veía con preocupación la evolución de conflicto argelino entre el ejército francés y los partidarios del Frente de Liberación Nacional. Franco pensaba que el conflicto terminaría extendiéndose en el futuro al Sahara español, con las consecuencias que esto podría tener para los intereses españoles.

Pero, ¿qué relación o interés podría haber tenido el régimen franquista en apoyar a la OAS?. En 1961 Franco veía con preocupación la evolución de conflicto argelino entre el ejército francés y los partidarios del Frente de Liberación Nacional. Franco pensaba que el conflicto terminaría extendiéndose en el futuro al Sahara español, con las consecuencias que esto podría tener para los intereses españoles. No en vano, cuando en 1958 Charles De Gaulle llegó a la presidencia de Francia, declaró: “Argelia decidirá su propio futuro“, algo que significaba la retirada completa y el acceso a la independencia del país. De esta forma, las ilusiones por la independencia se podrían extender a otras zonas, creando así un “mal” ejemplo que según consideraba el régimen de Franco, había que evitar o al menos, contener.

Los refugios de la OAS. España y el sur de Francia

Por otro lado y no menos importante, la Unión Soviética (URSS) apoyaba la causa argelina y otras similares en el Mediterráneo. Además en Argelia, muchos de los colonos “pied noirs” (pies negros) [A], aproximadamente el 40%, eran de origen español lo que provocó un gran apoyo y simpatía de muchos españoles hacia sus “hermanos” franceses y la causa de la Argelia francesa Cuando la postura del gobierno francés comenzó a estar claramente enfocada a la concesión de la independencia a Argelia, muchos “pied noirs” franceses se sintieron profundamente traicionados y empezaron a organizarse desde el fallido intento de golpe de Estado de 1961.

Aunque la OAS golpeó primero y con gran fuerza, pronto el Estado francés se fue imponiendo a pesar de que las OAS tenía grandes apoyos en el Ejército de Tierra y la Armada. Solo las Fuerzas Aéreas se mantuvieron totalmente leales a De Gaulle. Tras el fracaso inicial en la consecución de los objetivos marcados a corto plazo, muchos de los miembros de la OAS reclutados en ciudades como Orán o Argel, buscaron y encontraron refugio en el sur de Francia donde, relativamente seguros, comenzaron también a gestar el futuro Frente Nacional de Le Pen.

Muchos de los miembros de la OAS reclutados en ciudades como Orán o Argel, buscaron y encontraron refugio en el sur de Francia donde, relativamente seguros, comenzaron también a gestar el futuro Frente Nacional de Le Pen.

El régimen de Franco nunca escondió su colaboración con los terroristas y golpistas de la OAS. La prensa española publicó varios artículos y reportajes sobre cómo “desde el inicio de la guerra de independencia argelina, España se había convertido en un país de acogida para refugiados políticos franceses que huían de la justicia francesa”. El diario español La Vanguardia se hizo eco en varios artículos de la estancia en España de los principales instigadores del golpe de Estado. La Vanguardia también destacó la presencia de Raoul Salan así como de las declaraciones hechas por el general Pierre Lagaillarde reconociendo el compromiso de la OAS a no crear problemas en España. Según Karima Aït Yahia, “probablemente, ésta representaba una de las condiciones que el gobierno español exigía a los refugiados franceses para poder residir en España”. [4].

Jugando a dos bandas

El régimen de Franco jugó no solo la carta de la OAS aparentemente por motivos estratégicos. Se sabe que también proporcionó armas de forma encubierta al FLN aunque fuera en contra de su intención “oficial” de contender el movimiento de independencia argelino. El 10 de febrero de 1955, el buque de carga Athos atracó en el puerto de Nador cuando aún pertenecía al Marruecos español. El buque iba cargado con armas para los argelinos del FLN según informaron los servicios de inteligencia franceses, aunque no quedó totalmente esclarecido si eran armas españolas o procedían del Egipto de Gamal Addel Nasser, probablemente el dirigente que más apoyo aportó a la causa del FLN.

Si bien no quedó totalmente claro que este envío fuera ordenado por el régimen de Franco, sí se puede afirmar con mayor rotundidad que el 28 de octubre de 1961, buques franceses interceptaron en la costa argelina a un nuevo carguero procedente de la Península, el cual contenía más de 300 fusiles de asalto de fabricación española. Según el historiador Francisco Sánchez Ruano, “era el general Agustín Muñoz Grandes (entonces ministro del Ejército) el encargado de supervisar esos envíos“. Con todo, se antoja complicado creer que Sánchez Ruano actuara por su propia cuenta [6].

La OAS y los GAL

La OAS nació en Madrid en 1961 y se disolvió “oficialmente” también en España en julio de 1963, aunque sus miembros continuaron desarrollando todo tipo de actividades desde la clandestinidad, ya fuera siguiendo ordenes de los generales rebeldes franceses o posteriormente, como miembros de la red stay – behind ‘Gladio’ de la OTAN. La OAS encontró también apoyo entre algunos españoles que gracias a su proximidad ideológica, colaboraron activamente apoyando la causa de la Argelia Francesa y otras con las que compartían intereses de carácter político o estratégico. Uno de los hechos que mejor ilustra esta colaboración entre el “Estado profundo” español y el francés, es la revelación por la prensa española en los años 1980, de la organización terrorista GAL, cuyos miembros estaban implicados también en actividades junto a miembros de la OAS ya fuera en España o en Francia.

La OAS nació en Madrid en 1961 y se disolvió “oficialmente” también en España en julio de 1963, aunque sus miembros continuaron desarrollando todo tipo de actividades desde la clandestinidad, ya fuera siguiendo ordenes de los generales rebeldes franceses o posteriormente, como miembros de la red stay – behind ‘Gladio’ de la OTAN.

La historia de esta colaboración secreta ha permanecido prácticamente en el olvido. Un ensayo del escritor Gastón Segura, titulado “A la sombra de Franco” es probablemente uno de los mejores libros sobre las actividades de la OAS en España. El libro incluye gran cantidad de testimonios orales de antiguos miembros de la OAS así como de altos funcionarios de los cuerpos de seguridad españoles. El libro reconstruye muchos de los hechos en torno a la decisión que tomó Franco la víspera de la proclamación de la independencia argelina y que incluyo el traslado desde el puerto de Orán en Argelia, de miles de colonos con nacionalidad española y francesa amenazados de muerte por los argelinos partidarios del FLN (“maleta o ataúd” era su lema). A pesar de la situación, el presidente De Gaulle siempre se opuso a la medida de Franco de enviar barcos escoltados por la Armada para trasladar los “pied noirs” a España [5].

A mediados de 1968, el gobierno francés anunció una amnistía para los generales golpistas y la mayoría de miembros de la OAS. El general Raoul Salan que había sido acusado de traición y condenado a muerte (pena conmutada luego por cadena perpetua) tras ser detenido en abril de 1962, sería uno de los beneficiados. Además, una ley de noviembre 1982, reintegró a Raoul Salan y otros siete generales golpistas su grado militar. Salan siempre considero a la OAS no un grupo terrorista, sino “un verdadero ejército destinado a movilizar a los franceses sobre el terreno esencial de la defensa de las libertades fundamentales, de la justicia social y del territorio nacional. La OAS no será nunca un equipo gubernamental. Ya existen una Constitución, y sobre todo, las asambleas y un pueblo francés” [7]. Salan era el militar francés mas condecorado, una carrera que incluía la Cruz de la Legión de Honor, la Cruz de Guerra 1914-1918, la Medalla Militar, la Cruz de Guerra, la Gran Cruz de la Orden Nacional, la Cruz del Valor Militar, la Medalla Interaliada, la Distinguished Service Cross, la Cruz de la Vaillance y el título de Comendador del Imperio Británico.

Otros ejemplos de amnistiados, revelan el poder e influencia de los golpistas y de sus amistades en el “Estado profundo” francés y el de la OTAN. Prueba de ello es la figura de Jean Jacques Susini, cofundador de la OAS e implicado en un atentado contra De Gaulle, el cual también fue condenado a muerte pero finalmente liberado en 1974. Otros miembros aministiados se han dejado ver en público junto con el líder del Frente Nacional, Jean Marie le Pen. Por otro lado, el general Pierre Lagaillarde ha ejercido como abogado en provincias desde la amnistía y se ha declarado partidario de Chirac. Otros miembros de la OAS y participantes en el golpe de Estado contra De Gaulle, siguieron caminos similares.

El general Raoul Salan que había sido acusado de traición y condenado a muerte (pena conmutada luego por cadena perpetua) tras ser detenido en abril de 1962, sería uno de los beneficiados. Además, una ley de noviembre 1982, reintegró a Raoul Salan y otros siete generales golpistas su grado militar.

La OAS fue el primer grupo terrorista moderno europeo. Sus acciones, que incluían robos e impuestos “revolucionarios”, pronto serían copiados por otros grupos aunque sin llegar a tener el poder que tuvo esta organización, que puso contra las cuerdas al Estado francés. La brutalidad empleada por la OAS contra el FLN y en la misma Francia, era algo inaudito en aquellos días y buscaba generar un “caos controlado” en el que se buscaba forzar el ejército a intervenir, una estrategia que como se ha visto, fracasó. Fueron los soldados de reemplazo los que salvaron la república francesa de, precisamente, los militares franceses profesionales más experimentados que incluían veteranos de las guerras coloniales y que en su gran mayoría se encontraban del lado de los generales golpistas.

Franco se valió de aquella debilidad francesa para explotarla en su beneficio hasta que la derrota de los golpistas y de la propia OAS, forzó al régimen franquista a tomar una nueva postura,  un cambio de rumbo cuyas consecuencias en forma de desconfianza tardaría en disiparse tal y como se podría constatar más tarde cuando Francia tuvo una política tan permisiva con ETA en los años 70 y 80.

FUENTES

ANEXO

  • [A] Pied noirs. Los “pies negros” era el apelativo con el que se calificaba a los europeos nacidos en Argelia antes de la independencia de 1962.
    El origen del nombre sigue envuelto en el misterio ya que aparece muy tarde, casi cuando se produce la repatriación de los colonos franceses de Argelia. Entre los significados más comunes que se le ha dado al término, están relacionados con los zapatos lustrados de los primeros inmigrantes, las botas negras de los soldados del ejército de África, los pies de los colonos que limpiaban zonas pantanosas o también, de forma despectivo teniendo en cuenta que los europeos no se lavaban los pies con la misma frecuencia que los musulmanes.
    El término también se ha utilizado el concepto como extensión a los franceses nacidos en Marruecos y Tunez. Por otro lado, estaban los “pied rouges” que fueron aquellos comunistas franceses que se comprometieron con la independencia de Argelia y que en 1962, ayudaron a la construcción del nuevo Estado.
    En el momento de la independencia de Argelia, los pieds-noirs sumaban alrededor de un millón y medio de personas.
  • España y el golpe de estado contra De Gaulle. La implicación española en el putsch de los generales, abril 1961. Karima Aït Yahia. https://ccec.revues.org/4412#ftn24
    To the guillotine TIME Magazine Friday, 27 Apr 1962. http://www.time.com/time/magazine/article/0,9171,896095,00.html
  • Franco ayudó a la sublevación de la O.A.S. http://vegamediapress.com/not/12070/franco-ayudo-a-la-sublevacion-de-la-o-a-s-
  • Nos enviaron a La Palma para mayor seguridad del coronel Argoud; a él lo vigilaba la Policía Secreta”. Tinerfe Fumero. http://diariodeavisos.elespanol.com/2016/07/nos-enviaron-la-palma-mayor-seguridad-del-coronel-argoud-lo-vigilaba-la-policia-secreta/

VÍDEOS

  • La escuela francesa. Marie-Monique Robin.

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *