Irak, construyendo la democracia con mercenarios y ejércitos privados (2003)

/ Lecturas: 2667 / Etiquetas: , ,
Helicóptero de Blackwater en Irak

Introducción

Tras la invasión estadounidense y el “cambio de régimen“, el traspaso de poderes de la autoridad militar a la civil quedó concretado mediante el nombramiento de Paul Bremer como gobernador de Irak el 11 de Mayo de 2003 reemplazando al teniente general Jay Garner. Con esta transición de poderes se dio paso a una nueva fase del conflicto y de la ocupación bajo la cual, los ejércitos privados pasarían a desempeñar un protagonismo como nunca antes lo han tenido en un conflicto bélico moderno. De esta forma, Irak ha visto como paulatinamente las tropas regulares han ido siendo reemplazadas por “contratistas de seguridad” pertenecientes a empresas privadas con importantes conexiones políticas.

Un ejército paralelo de 100.000 contratistas operando en Irak

El Washington Post, citando un censo del Comando Central estadounidense, reveló que no menos de 100.000 “contratistas” operaban  en Irak a sueldo del Pentagono [1] en lo que supone la cuasi privatización de la ocupación. La privatización de la “seguridad” sería una de las causas que originaría muchos de los problemas que se dieron y han venido dándose con la ocupación de Irak de forma conscientes o inconsciente.

El Washington Post, citando un censo del Comando Central estadounidense, reveló que no menos de 100.000 “contratistas” operaban  en Irak a sueldo del Pentagono. Entre las principales empresas que operan en Irak se encuentran, Triple Canopy, Aegis, Meteoric Tactical Solutions, Zapatas, Titan, CACI, Global Risk Strategies o Blackwater

Entre las principales empresas de “seguridad” que operan en Irak, se encuentran Triple Canopy, Aegis, Meteoric Tactical Solutions, Zapatas, Titan, CACI, Global Risk Strategies o Blackwater. Esta última se convirtió en la mayor empresa del sector y también en la empresa más denunciada por crímenes y violaciones de los derechos humanos. Las empresas de mercenarios han venido operando en Irak sin ningún tipo de marco regulatorio y no respondían ante nadie por sus actividades cuando eran denunciadas, sólo ante sus propios contratadores. Funcionarios del gobierno iraquí afirmaban la existencia de más de 236 empresas privadas, extranjeras y nacionales, “que cumplen tareas de seguridad en el país. De ellas, 200 son consideradas ilegales, no sólo por carecer del registro correspondiente sino también por desconocerse sus «funciones». La mayoría de ellas está implicada en actos terroristas que luego se cargan en la cuenta de la resistencia“. [2].

Inmunidad para contratistas y mercenarios extranjeros

La APC (Autoridad Provisional de la Coalición o el gobierno provisional) ofrecía inmunidad completa a estos “contratistas” y miembros de de fuerzas especiales en operaciones encubiertas por lo que no tenían que dar explicaciones a las autoridades iraquíes acerca de sus acciones por muy graves que estas fueran. “Cuando las compañías de seguridad matan desde sus vehículos a la gente, nunca se detienen. A veces llamamos a las empresas y lo niegan todo. Las familias no reciben ninguna indemnización. Diría que hemos tenido unos 50 o 60 incidentes de este tipo“, afirma Adnán Tawfi capitan de policia iraquí cuando fue entrevistado por el diario británico Telegraph. [4]

Uno de los hechos mas interesantes del que se tuvo conocimiento durante la ocupación, ocurrió en 2005 cuando dos miembros del S.A.S (Servicio Aéreo Especial) británico, fueron sorprendidos vistiendo ropas tradicionales por la policía iraquí mientras manipulaban un coche cargado de explosivos. Habían sido identificados previamente disparando a civiles indiscriminadamente y pertenecían a una unidad de élite llamada “Regimiento Especial de Reconocimiento”.

Al mismo tiempo, la línea entre “contratistas” y militares o fuerzas especiales ha sido y es siempre muy difusa. En este sentido, uno de los hechos mas interesantes del que se tuvo conocimiento durante la ocupación, ocurrió en 2005 cuando dos miembros del S.A.S (Servicio Aéreo Especial) británico, fueron sorprendidos vistiendo ropas tradicionales por la policía iraquí mientras manipulaban un coche cargado de explosivos. Habían sido identificados previamente disparando a civiles indiscriminadamente y pertenecían a una unidad de élite llamada “Regimiento Especial de Reconocimiento”. Para Webster Tarpley no hay duda de que pretendían hacer estallar el coche en una escuela, hospital, o mezquita chiíta lo que implica conexiones con otros grupos locales iraquíes o militares. Por entonces, “el líder de la contra-pandilla terrorista angloamericana había declarado la guerra contra todos los chiítas – una postura tan atroz para un supuesto combatiente iraquí que recibió una amonestación del Zawahiri del MI-6. Cuando la policía iraquí arrestó al par, los británicos enviaron una columna de tanques para destruir la cárcel y rescatarlos, al menos eso es lo que todos dijeron. Estos dos provocadores asesinos son las prueba viviente de que la ocupación angloamericana de Irak estaba usando contra-pandillas terroristas y agentes provocadores, en un intento por aislar y demonizar a la resistencia nacional.“. [7]

Ambos S.A.S fueron detenidos y trasladados a la prisión de Al Jameat en Basra no sin antes haber mantenido un tiroteo con policías iraquíes y haber matado a uno de ellos. Los dos miembros de las fuerzas especiales no tardarían en ser liberados por el mismo ejército británico haciendo uso de carros blindados y medios aéreos. La prisión quedó completamente destruida y se liberaron a 150 prisioneros matando además a varios manifestantes que se habían congregado alrededor de la prisión para tratar de evitar su destrucción. El gobernador de Basra, Mohammed Walli, calificó los hechos de “bárbaros, salvajes e irresponsables“. [3].

Otro hecho que ignoró por completo la prensa fue el vídeo que filmaron unos “contratistas” de la empresa de mercenarios Aegis en el que se puede ver en qué consisten algunas de estas funciones de “seguridad”. En este caso, los “contratistas” se dedicaban a disparar de forma indiscriminada contra civiles iraquies al ritmo de la música de Elvis Presley [6]. Mediante vídeos como el que grabaron los mercenarios de Aegis, se puede acceder a una realidad del conflicto iraqui vetada en los grandes medios de comunicación occidentales, una realidad que confirma las amplias y conocidas quejas de organizaciones y ciudadanos iraquíes acerca de la existencia de grupos de “criminales descontrolados” e individuos “extranjeros fuera de la ley” que se comportan a menudo de forma aleatoriamente salvaje con civiles inocentes desarmados.

Fuentes

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *