Halliburton, el arte de hacer negocios para los dos lados de un conflicto (2001)

/ Lecturas: 2239 / Etiquetas: ,
Entrada a la sede de Halliburton

Introducción

Halliburton, es una de las mayores compañías del mundo en el sector de los servicios relacionados con la extracción de combustibles fósiles. Estuvo dirigida por el ex vicepresidente Richard Cheney, un “halcón” republicano que desde la administración Nixon/Ford a mediados de los años 70, comenzó a crecer en influencia dentro los círculos políticos más importantes de Washington.

Tras la primera guerra del Golfo, Halliburton reconstruyó las instalaciones de perforación y refinamiento iraquíes. Realizó diversos negocios con el régimen iraquí a pesar del embargo impuesto por el propio gobierno de EEUU y a pesar de la campaña propagandística que la misma Administración de George H.W Bush lanzó contra Iraq y Saddam Hussein calificándolo de prácticamente cualquier adjetivo, desde demonio a traficante de armas químicas, terrorista, criminal, genocida e incluso fanático religioso. Los contratos para reparar las instalaciones kuwaitíes también fueron a parar a Halliburton a través de contratos amañados. Actualmente Halliburton es una de las principales empresas contratistas en Irak (junto con sus filiales como KBR) y según Corporate Watch, “el mayor beneficio de la invasión ha recaído en la compañía petrolera y de servicios Halliburton. La empresa, dirigida anteriormente por el vicepresidente Dick Cheney, ha ganado más de 8 billones de dólares sólo en 2003.”

Según Corporate Watch, “el mayor beneficio de la invasión ha recaído en la compañía petrolera y de servicios Halliburton. La empresa, dirigida anteriormente por el vicepresidente Dick Cheney, ha ganado más de 8 billones de dólares sólo en 2003.”, (junto con sus filiales como KBR)

Los negocios de Dick Cheney y Halliburton

Al dejar el puesto de secretario de Defensa en la administración George H.W Bush, Dick Cheney se embolsaría por su próximo trabajo como director en jefe de Halliburton, 10 millones de dólares más 40 millones más en acciones. Y en el año 2000, siendo director general y tras dejar el puesto y entrar en la Administración Bush II, obtuvo 1,28 millones de dólares como salario y otros 640.914 dólares por compensaciones del año anterior así como una serie de opciones sobre acciones con un valor de 7,4 a 18,8 millones de dólares (según su rendimiento futuro). Desde su entrada en la Administración de George W. Bush )(2001) y la invasión de Irak (2003) ese rendimiento se ha disparado. Halliburton aportó oficialmente a partidos políticos, 165.949 dólares de los cuales, el 85% fueron a parar al cofre del Partido Republicano.

En 2002, la empresa pasó por una reestructuración tras haberse declarado en quiebra, algo que le evitó pagar 4000 millones de dólares en concepto de indemnizaciones por perjuicios debidos al amianto. En el mismo año, Cheney se hizo con cerca de 433.000 derechos de compra sobre acciones de Halliburton (alrededor de 10 millones de dólares), todo ello justo antes de la segunda invasión de Irak… Se diría que Cheney o tiene muy buen ojo para los negocios o poseía información privilegiada. Tras la invasión de Irak de 2003, Halliburton ha continuado firmando contratos con el Estado iraquí por valor de más de 18.000 millones de dólares. En un solo año ha visto crecer sus beneficios en un 80%. [1].

17.200 millones de dólares estafados en Irak

En Irak, KBR (sociedad de construcción mecánica y filial del grupo Halliburton) fue seleccionada con algunos de los contratos más importantes para el abastecimiento y apoyo técnico al ejército estadounidense de ocupación. De acuerdo con MSN Money [2], KBR estafó a las agencias del gobierno una suma de 17.200 millones de dólares en Irak relacionados con la guerra sólo en el periodo 2003-2006.

El periodista Jason Leopold de Global Research.ca, reveló en agosto de 2005 que la compañía que dirigió el vicepresidente Dick Cheney, vendió los componentes más importantes para un reactor nuclear a la empresa Oriental Oil Kish, una de las más grandes corporaciones iraníes de desarrollo petrolero.

Antes de la invasión de Irak de 2003, a Halliburton se le adjudicó un contrato por valor de 40 millones de dólares por el cual se encargaría de procurar alojamiento y transporte a los equipos que buscaron las armas de destrucción masiva que nunca se encontraron. Siguiendo con el rosario de contratos, en marzo de 2003, durante el mes de la invasión, Halliburton obtuvo del Pentagono un contrato sin licitar por valor de 7.000 millones de dólares.

La empresa también ha estado presente de forma encubierta en Irán burlando todas las sanciones que le fueron impuestas al país persa gracias a la destacada presión y participación del mismo gobierno de EEUU. El periodista Jason Leopold de Global Research.ca, reveló en agosto de 2005 que la compañía que dirigió el vicepresidente Dick Cheney, vendió los componentes más importantes para un reactor nuclear a la empresa Oriental Oil Kish, una de las más grandes corporaciones iraníes de desarrollo petrolero.

Fuentes

¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 Votos - Promedio: 0,00 de 5
Cargando…

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *