Sudeste asiático. Vietnam, Laos y Camboya, historia de una infamia (1962 – 1975)

/ Lecturas: 4530 / Etiquetas: , , ,
B52 bombardeando Vietnam

Introducción

La intervención de EEUU en el sudeste asiático afecto a tres países, Vietnam, Camboya y Laos. Con la llegada del presidente John F. Kennedy al poder en 1960, se inició la escalada militar mediante el incremento del número de asesores militares y medios materiales. Inicialmente, el objetivo de la intervención era controlar la expansión del comunismo en el sudeste asiático mediante el programa conocido como Programa Aldeas Estratégicas o “Ganar el corazón y las mentes”, consistente en reasentar de forma forzosa a los vietnamitas del sur rural y aislarlos de las guerrillas comunistas.

El comienzo de la intervención en Vietnam (1962)

A principios de 1962, Kennedy autorizó mediante el “Memorando de Acción de Seguridad Nacional” se aprobó un aumento de la intervención militar en Vietnam consistente en la fumigación de extensas áreas rurales del país. El Secretario de Estado Dean Rusk confirmó la participación de EE.UU en la Operación “Ranch Hand” que es como se conoció todo el programa de guerra química de EEUU en el sudeste asiático. Mas tarde, Richard Nixon llevó la guerra y los bombardeos de forma secreta a Laos y Camboya en una nueva violación de los tratados internacionales. Nixon desarrolló sobre su “Teoría del Loco” para forzar al gobierno de Vietnam del Norte a negociar la paz bajos unos términos mas favorables a EEUU. Diplomáticos americanos como Henry Kissinger, describieron los bombardeos de Camboya de 1970 como un claro síntoma de inestabilidad en Nixon.

El conflicto causó la muerte a entre 5 y 4 millones de vietnamitas, cientos de miles de camboyanos y laosianos y 58.000 americanos. La región quedó devastada por años de bombardeos de saturación y fumigaciones altamente nocivas contra ríos y cultivos así como por la deforestación. Otros tres millones de vietnamitas, según la Cruz Roja han desarrollados enfermedades a resultas de su  exposición al “agente naranja” y otros productos químicos.

Coste humano y material

El coste de la intervención militar en el sudeste asiático fue en todos los sentidos mas allá de la comprensión. El desastre humano, material, económico fue inmenso pero el ambiental no tenía precedentes. No se salvó prácticamente ningún estrato social o región de Vietnam, Laos y Camboya. El conflicto causó la muerte a entre 5 y 4 millones de vietnamitas, entre civiles (la mayoría) y soldados [1], cientos de miles de camboyanos y laosianos, 58.000 americanos así como varios miles más de diversas naciones aliadas de EEUU. La región quedó devastada de todas las formas imaginables, comunidades enteras afectadas por años de fumigaciones altamente nocivas contra ríos y cultivos así como por la deforestación de millones de hectáreas de bosque virgen provocados por años de bombardeos masivos con millones de toneladas de bombas convencionales, napalm, fósforo blanco, minas antipersona, etc. Otros tres millones de vietnamitas, según la Cruz Roja han desarrollados enfermedades a resultas de su  exposición al “agente naranja” y otros químicos altamente tóxicos [2]. Para hacer una idea, hacia 1967, 18 aviones C-123 con capacidad para transportar 4500 kilos de Agente Naranja sobrevolaban Vietnam a diario.

Intentando provocar una catástrofe natural en los diques del río Rojo

En julio de 1972, Yves Lacoste firma un artículo en Le Monde acusando a los Estados Unidos de bombardear indirectamente los diques de los deltas del río Rojo con el objetivo de debilitarlos para que quedaran destruidos mas tarde de forma indirecta por una “catástrofe natural” de forma que las muertes por las inundaciones y las hambrunas no serían responsabilidad de EEUU. En una conversación en el Despacho Oval entre Nixon y Kissinger desclasificada, Nixon preguntó a Kissinger,  “¿Cuantas bajas supondría eso?“, a lo que Kissinger respondió, “Morirían unas 200.000 personas“. A pesar de las negativas del bombardeo de los diques por parte de Nixon a la prensa, los bombardeos sobre los diques se llevaron a cabo durante todo el mes de agosto de 1972 aunque no fueron suficientes (deliberadamente o no) para provocar su completa destrucción y las inundaciones posteriores de los campos de cultivo. En este sentido, las conclusiones del estudio de Yves Lacoste establecían que se podría hacer la guerra a un país si se conoce la geografía del mismo.

10 veces más bombas que las arrojadas en la Segunda Guerra Mundial

Desde 1964, las Fuerzas Aéreas estadounidenses arrojaron más de 14 millones de toneladas de bombas sobre Vietnam, Laos y Camboya, 10 veces más que todas las bombas lanzadas durante la Segunda Guerra Mundial sobre Europa. Sólo en Laos se arrojaron más de dos millones de toneladas lo que significa más bombas de las que arrojaron Alemania y Japón durante toda la Segunda Guerra Mundial (2.756.941 toneladas en en 113.716 objetivos). Camboya recibió más de 3.000.000 toneladas de bombas en 100.000 objetivos provocando la destrucción de gran parte de las tierras cultivables y llevando a la población a un estado de ‘shock’ y hambruna que permitió el ascenso de los Jemeres Rojos de Pol Pot al poder (incluso fue ayudado de diversas formas tras la retirada de EE.UU para que estos continuaran atacando Vietnam). 72 millones de litros de herbicida altamente tóxico y cancerígeno envenenaron miles de aldeas rurales (se cifran entre 9.000 y 15.000 aldeas) en el antiguo Vietnam del sur. En Vietnam del Norte, las seis ciudades industriales mas importantes quedaron totalmente devastadas de la misma forma que fueron destruidas 28 de las 30 ciudades provinciales y 96 de 116 ciudades de distrito. Durante la Administración Nixon, se amenazó en varias ocasiones con el uso de bombas atómicas y tras la guerra y hasta nuestro días se han contabilizado más de 42.000 muertes como consecuencia de bombas y minas sin explotar. [3].

Fuentes

Anexo

  • Los ataques a objetivos civiles (per se) posiblemente no sólo creen una contraproducente ola de repulsión tanto dentro de nuestro país como en el extranjero, sino que además aumentarán considerable el peligro de ampliar la guerra a China y la Unión Soviética. Sin embargo, la destrucción de esclusas y diques -si se lleva a cabo adecuadamente- puede ser prometedora. Se debe estudiar. Este tipo de destrucción no mata o ahoga a las personas. Al anegar el arroz, al cabo del tiempo se produce una vasta hambruna (más de un millón de personas) a menos que se suministren alimentos – que nosotros podemos ofrecer `en la mesa de negociaciones“. [John McNaughton, Departamento de Estado norteamericano para la política de Vietnam, según cita de Noam Chomsky en su artículo “La mentalidad de los que trabajan en la sombra”, 1973]
  • Hacia el final de la guerra [de Vietnam], me di cuenta de que el gobierno de los Estados Unidos y el ejército fue capaz de hacer cosas terribles y que eso tenía que estar expuesto con mucha fuerza. Yo no entendía en ese momento que estamos hablando de un sistema fundamental que repetiría esta serie de crímenes y otra vez.” [Gareth Porter, historiador y periodista de investigación]
  • [R. Nixon] : “El único punto en el que no estamos de acuerdo es en lo de los bombardeos. Estás condenadamente preocupado por los civiles y a mí, maldita sea no me importan, me traen sin cuidado“. [Henry Kissinger] : “Estoy preocupado por los civiles porque no quiero que el mundo se movilice contra ti como carnicero…“. [R. Nixon] : “No me importa nada el número de civiles que mueran. Me importan un bledo. No me preocupan. Además, dudó de que la famosa fotografía de la niña Kim Phuc, desnuda y herida por las quemaduras de napalm, fuera verdadera“. [Conversación grabada el 25 de abril de 1972 en una de las reuniones que mantuvo el presidente con sus consejeros en el Despacho Oval y que han sido hechas públicas por los Archivos Nacionales. Puede encontrarse en el libro,”Secrets, A memoir of Vietnam and the Pentagon Papers” de Daniel Ellsberg]
  • Lo que EEUU está haciendo en Vietnam es el más significativo ejemplo de filantropía trasmitido de una persona a otra que hemos presenciado en estos tiempos“. [David Lawrence, editor de US News & World Report]
  • La llamo la Teoría del Loco, Bob. Quiero que los Norvietnamitas crean que he alcanzado el punto en el que podría hacer lo que fuera para parar la guerra. Correremos el rumor de que, ‘por amor de Dios, conoces a Nixon, está obsesionado con el Comunismo. No lo podemos reprimir cuando está furioso — y tiene la mano en el botón nuclear’ — y el mismo Ho Chi Minh estará en París en dos días suplicando por la paz.” [Richard Nixon a su jefe de gabinete H. R. Haldeman] [3]
  •  “Nunca han pedido excusas, ni mucho menos han pagado compensaciones, la mayoría de los estadounidenses no saben nada de esta guerra. Puede que oyeran algo sobre la de Vietnam, pero no de ésta, porque fue una guerra secreta. Cuando vienen estadounidenses, incluido delegaciones oficiales y les explico nuestra situación con la munición no explosionada, quedan sorprendidos. Si para encontrar los restos de sus soldados excavan en lugares precisos que conocen, hay que suponer que también disponen de la misma información sobre las bombas. Puede que no tengan esa información o puede que no quieran darla. Cuando nos dirigimos a la embajada estadounidense para que informe del contenido de una bomba, una información importante para desactivarla, no vemos voluntad de ayuda. Washington no da información precisa sobre localización de bombas no explotadas en Laos“. [Bounpone Sayasenh, director de UXO-LAO. UXO-LAO es una organización con presupuesto anual es de 4 millones de dólares de los que 1,2 millones los recibe de EEUU. Washington se gasta anualmente 100 millones de dólares para encontrar los restos de sus soldados caídos en el mundo].
  • Vienen hasta con máquinas de hacer helados, a provincias en las que no hay ni electricidad y la gente es verdaderamente pobre.” [Cooperante en Laos]
  • Vietnam es un campo de experimentación para que nuestras tropas aprendan tácticas guerrilleras”. [General Paul Harkins].
  • Para los objetivos que me había planteado tenía que considerar también cómo podía terminar con la guerra de Vietnam. Una de las opciones era la nuclear; en otras palabras, la escalada masiva, bombardeando los diques [de Vietnam del Norte], o la opción nuclear. Por supuesto, había una tercera posibilidad: la retirada, irse, echar la culpa de Vietnam al Partido Demócrata. Rechacé la retirada porque hubiera sido incoherente con los intereses de nuestra política exterior. Por otra parte, descarté el bombardeo de los diques y la opción nuclear. Rechacé el bombardeo de los diques, que hubiera supuesto que un millón de personas hubieran muerto ahogadas, igual que rechacé la opción nuclear, porque los objetivos en cuestión no eran objetivos militares. No se trataba de que alguien estuviera diciendo: ‘¡Aplastadlos!’, a la manera como nuestro amigo del Ejército del Aire, el general Curtis LeMay, hubiera sugerido. Pero no vi ningún objetivo en Vietnam del Norte que no pudiera haber sido alcanzado del mismo modo por armas convencionales.” [Richard Nixon]
  • La destrucción fue mutua. Fuimos a Vietnam sin ningún deseo de capturar territorio o de imponer la voluntad estadounidense a otra gente. No pienso que debamos pedir disculpas o castigarnos o asumir el estatus de culpabilidad.” [Jimmy Carter durante una conferencia de prensa en 1977, al ser preguntado por un periodista sobre si EE.UU. tenía una obligación moral de ayudar a reconstruir Vietnam]
  • [Richard Nixon] : “Yo usaría la bomba atómica“. [Henry Kissinger]: “Eso, creo, sería demasiado“. [Richard Nixon] : “¿Te molesta?. Sólo quiero que pienses en grande“. [Fragmento de las 500 horas de conversaciones desclasificadas entre Nixon y sus colaboradores en el Despacho Oval]
  • Rechacé el bombardeo a los diques porque hubiese ahogado a un millón de personas, por la misma razón que rechacé la opción nuclear. Porque los objetivos no eran militares.” [Richard Nixon a la revista Time]
  • El título del libro Nick Turse ‘Kill Anything That Moves’, está tomado de una orden dada a las fuerzas estadounidenses que masacraron a más de 500 civiles vietnamitas en la tristemente célebre masacre de My Lai de 1968. Basándose en entrevistas en Vietnam y en un tesoro de documentos hasta ahora desconocidos del gobierno de Estados Unidos (incluyendo investigaciones militares internas de la supuesta guerra crímenes en Vietnam) Turse argumenta que las atrocidades estadounidenses  n Vietnam no fueron simplemente hechos aislados, sino “el resultado inevitable de las políticas deliberadas, dictada en los más altos niveles de las fuerzas armadas.” [Nick Turse, jefe de redacción de TomDispatch.com y autor del libro ‘Kill Anything That Moves: The Real American War in Vietnam’]
  • En cuanto a My Lai, solo los detalles son únicos“. [Howard Zinn]
  • My Lai no fue el acto de un solo individuo, ni de un solo pelotón o compañía. Fue el resultado de una campaña concebida, ordenada, planificada y dirigida por el alto mando militar para darles una lección a los aldeanos de la provincia de Quang Ngai. Fue parte de una clara estrategia política, descrita como la ‘pacificación’ de los aldeanos vietnamitas“. [Richard Boyle, periodista que estuvo en My Lai para investigar. Autor del libro la masacre’Flower of the Dragon’]

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

1 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *