Haití, la gran revolución negra y el precio de ser el primer país libre (1791-1804)

/ Lecturas: 9407 / Etiquetas: ,
Batalla en Santo Domingo por de January Suchodolski

Introducción

Haití ocupa un destacado puesto como uno de los países más olvidados de la Historia Contemporánea a pesar de (o quizás por eso), haber sido la primera colonia que declaró su independencia (1804) de los imperios coloniales europeos. Era con diferencia, la colonia mas rica y prospera de Francia por sus plantaciones de azúcar y situación estratégica privilegiada y tras su independencia tenía grandes expectativas de futuro por delante, no obstante Haití tuvo que encarar serios desafíos por la mera supervivencia en una época en la que evitar la irrupción de nuevos competidores en la escena político – económica mundial, era la única norma que unía a los grandes imperios marítimos y a los poderes regionales por encima de sus disputas en sus áreas de influencia.

Francia, apoyada por Estados Unidos (aún hoy se siguen apoyando mutuamente hoy contra Haití), inició el proceso de destrucción social y económica de la isla tras la humillante derrota militar que Jean Jacques Dessalines infligió a los franceses en la batalla de Vertierres (1803), derrota que propició la independencia así como la abolición legal de la esclavitud por primera vez en la historia. Sólo unos años antes, el 14 de agosto de 1791, una ceremonia del sacerdote vudú Boukman fue considerada como la señal para que el pueblo se levantara contra la dominación francesa. Y así, en noviembre del mismo año, decenas de miles de esclavos que vivían en unas deplorables condiciones, se levantaron contra la dominación francesa alcanzando pocos años después su total emancipación. Su victoria fue el inició de un camino de torturas y humillaciones que ha llegado literalmente hasta nuestros días.

El ejército enviado por Napoleón, cobró un precio muy alto a su derrota arrasando y devastando plantaciones de caña de azúcar por todo el país. La “peste” quedo contenida en la isla como quería Thomas Jefferson condenada al bloqueo, al boicot comercial y a no ser reconocida como nación.

En 1803, los ahora emancipados, eran una “…nación del mundo que discutía el tema de libertad universal para toda la humanidad, revelando así las limitadas definiciones de libertad adoptadas por las revoluciones francesa y norteamericana”. [1] Por todo ello, Haití suponía una grave amenaza a los intereses tanto de EEUU (que tenía medio millón de esclavos trabajando en las plantaciones de algodón y de tabaco) como de Francia y por lo tanto debía ser contenida, aislada y en definitiva condenada a desaparecer víctima de su insensatez por querer librarse del yugo colonial. Según Thomas Jefferson, paladín de la revolución americana y redactor principal de la Constitución de EEUU, de Haití provenía un nuevo mal que amenazaba con extenderse y por ello recomendó “…confinar la peste en esa isla” [2]. Jefferson es recordado por decir que “todos los hombres son iguales, pero también decía que los negros han sido, son y serán inferiores”. [17].

Venganza francesa tras la batalla de Vertierres

La larga lista de agravios y agresiones de EEUU y Francia contra Haití, comienza nada más disiparse el humo del campo de batalla de Vertierres. El ejército enviado por Napoleón, compuesto por más de cincuenta navíos, cobró un precio muy alto a su derrota arrasando y devastando plantaciones de caña de azúcar por todo el país. La “peste” quedo contenida en la isla como quería Jefferson pues Haití fue condenada al bloqueo, al boicot comercial (compra – venta) y a ser ignorada pues ningún país reconoció a Haití.

No conforme con la devastación provocada por las tropas napoleónicas y décadas de monocultivo de azúcar, Napoleón obligo a Haití a hacerse cargo de “la deuda francesa” de la isla que ahora recaía sobre la ex colonia. El coste de la misma era de 150 millones de francos de oro, 21.700 millones de dólares de hoy.

No conforme con la devastación provocada por las tropas napoleónicas y décadas de monocultivo de azúcar, Napoleón obligo a Haití a hacerse cargo de “la deuda francesa” de la isla que ahora recaía sobre la ex colonia. El coste de la misma era de 150 millones de francos de oro, cantidad equivalente a 21.700 millones de dólares de hoy en día. La deuda generada por los franceses y heredada por los que no se habían beneficiado en nada de ella, quedó saldada más de un siglo después, en 1938. Pero, aunque la deuda con Francia había sido saldada, el coste sobre el territorio y sus gentes fue enorme. Semejante lastre sumió a Haití desde los albores de su nacimiento en una constante inestabilidad social y política que le conduciría en no mucho tiempo a una nueva dominación de tipo neocolonial. Con la deuda pagada, Francia reconocía oficialmente la nueva nación haitiana pero eso era todo.

Haití, símbolo de la lucha emancipadora y sus consecuencias

A pesar de todas la adversidades, Haití se convirtió tras la independencia en una isla que ofrecía asilo y ayuda a causas emancipadoras de diverso tipo. Simón Bolívar obtuvo de hecho ayuda suficiente para organizar una expedición naval que sería conocida como la ‘Expedición de los Cayos’ (23 de marzo de 1816), la cual le permitió iniciar la campaña de operaciones militares que finalmente le conducieron a la victoria. Sin embargo, “Ni siquiera Simón Bolívar, que tan valiente supo ser, tuvo el coraje de firmar el reconocimiento diplomático del país negro. Bolívar había podido reiniciar su lucha por la independencia americana gracias al apoyo de Haití cuando España lo había ya derrotado. El gobierno haitiano le había entregado siete naves y muchas armas y soldados, con la única condición de que Bolívar liberara a los esclavos, una idea que al Libertador no se le había ocurrido. Bolívar cumplió con este compromiso, pero después de su victoria, cuando ya gobernaba la Gran Colombia, dio la espalda al país que lo había salvado. Y cuando convocó a las naciones americanas a la reunión de Panamá, no invitó a Haití pero invitó a Inglaterra. Estados Unidos reconoció a Haití recién sesenta años después del fin de la guerra de independencia“. [18]

La ocupación militar de EEUU se mantuvo hasta 1934, año en que se impone una constitución cuya característica más singular es que una parte de la misma fue escrita por el presidente Franklin D. Roosevelt. Los ocupantes se habían retirado dejando atrás una gobierno fiel a los intereses estadounidenses.

En 1915, los Marines invaden y ocupan la isla bajo pretexto de “restaurar el orden”, un nuevo orden neocolonial. El secretario de Estado estadounidense, William Jennings Bryan se sorprendió por lo que había encontrado en uno viaje de sus viajes a Haití. Impresionado, declaró a su regreso a EEUU, “Imaginen esto : negros hablando francés” [3]. Los estadounidenses presionaron al presidente haitiano hasta que firmó la liquidación del Banco de la Nación, entidad que paso a ser una sucursal del Citibank de Nueva York y cuyos ocupantes mantuvieron bajo estricto control, la aduana y la oficina de recaudación de impuestos. Si bien la esclavitud no se volvió a imponer en Haití, esta fue sustituida por otro tipo de “trabajo forzado” en condiciones igualmente espantosas que se utilizó fundamentalmente para crear las infraestructuras necesarias que permitieron exportar las riquezas de la isla al extranjero de forma más barata y rápida.

La “democracia” tras la salida de las tropas estadounidense

La ocupación militar de EEUU se mantuvo hasta 1934, año en que se impone una constitución cuya característica más singular es que una parte de la misma fue escrita por el presidente Franklin D. Roosevelt. Tras la salida estadounidense de Haití, se produjeron una serie de disputas y pugnas entre las autoridades (compuestas por la minoría mulata e instaladas en el poder por los ocupantes) y la mayoría afro – haitiana. Los ocupantes se habían retirado dejando atrás una gobierno fiel a los intereses estadounidenses y más importante aún, una brutal Guardia Nacional que se encargaría del trabajo sucio cuando y donde fuera necesario. Los años siguientes hasta 1946 se caracterizarían por la pugna que mantuvieron las élites políticas y económicas con las masas populares.

El uso sistemático del terror unido a la superstición y la brujería (muy presente desde siglos en la isla), confirió a François Duvalier no sólo el poder absoluto e indiscutible sino también una historia personal repleta de alusiones a su condición de ser omnipotente también en el mundo de los espíritus.

En 1946, Dumarsais Estimé se convierte en el primer presidente negro de Haití pero en 1950 un golpe de Estado lo desaloja del poder reinstaurándose una dictadura. En 1957 entra en escena François Duvalier, alias Papa Doc. François Duvalier valiéndose de una plataforma nacionalista pro negra, gana las elecciones gracias a su política de enfrentamiento con la élite mestiza que gobernaba el país. Duvalier no tardaría en imponer una brutal dictadura con el decidido apoyo económico y militar estadounidense, permitiendole así afianzar su gobierno personal y eliminar a sus rivales. De esta forma, declaró el estado de sitio el 2 de mayo de 1958 y el 31 de julio se autorizó a que gobernara por decreto formando un nuevo cuerpo policial secreto de brutales asesinos, los Voluntarios para la Seguridad Nacional, más conocidos como ‘Tontons Macoutes’. Bajo el reino de terror de Francois Duvalier y con el apoyo de sus aliados occidentales, más de 100.000 personas fueron asesinadas. [4]

François Duvalier y sus ‘Tontons Macoutes’

Los ‘Tontons Macoutes’ estaban bajo el control de François Duvalier y constituían una organización de varios miles de hombres dedicada a prácticas sistemáticas de torturas, asesinatos, secuestros, desapariciones y extorsiones contra disidentes políticos y con frecuencia, contra la población en general. Sus signos distintivos eran las gafas oscuras y los machetes. Las victimas de los ‘Tontons Macoutes’ eran a menudo mostradas en lugares públicos convirtiéndose estas actividades en una continuada campaña de terror público. El uso sistemático del terror unido a la superstición y la brujería (muy presente desde siglos en la isla), confirió a François Duvalier no sólo el poder absoluto e indiscutible sino también una historia personal repleta de alusiones a su condición de ser omnipotente también en el mundo de los espíritus. Fue el propio François Duvalier quien extendió e hizo prevalecer la idea de que representaba la encarnación del Barón Samedi, señor de los cementerios. El 8 de abril de 1961, quedo disuelto el sistema bicameral siendo sustituido por uno nuevo de tipo unicameral. De esta forma, todos los candidatos presentados para la elección del 30 de abril, eran seguidores de Duvalier. Un intento de golpe militar el 19 de abril de 1963 es descubierto y aplastado y al año siguiente, ‘Papa’ Doc se hace nombrar presidente vitalicio a la vez que se proclama una nueva Constitución y una nueva bandera. Para 1967 habían sido ejecutados mas de 2000 opositores políticos.

La deuda externa con la camarilla de banqueros internacionales creció exponencialmente, multiplicándose por 17,5 entre 1957 y 1986. “En el momento de la fuga de Duvalier, representaba 750 millones de dólares. Posteriormente aumentó, con los intereses y penalidades, a más de 1.884 millones de dólares“.

Nelson Rockefeller, gobernador de Nueva York, visitó Haiti el 2 de abril de 1969 siendo calurosamente recibido por una multitud mientras ‘Papa Doc’ le reclamaba mas ayudas. El 21 de abril de 1971 muere ‘Papa Doc’ y su hijo Jean-Claude Duvalier, ‘Baby Doc’, le sucede en el cargo. Al igual que su padre, será nombrado presidente vitalicio y seguirá siendo apoyado por la CIA. A mediados de la década, ‘Baby Doc’ consolida su poder manteniendo a los antiguos consejeros de su padre, algunos de los cuales ascendieron en la jerarquía e incluso su propia madre pasó a ejercer una notable influencia en sus decisiones. En este periodo se produce un nuevo éxodo de refugiados que llegan a las Bahamas y EEUU, principalmente a finales de los 70 y a principios de los 80, todo como consecuencia de la extrema pobreza y el aumento en las cotas de terror que reinaban en la isla. Estos hechos unidos con las historias espantosas que circulaban sobre los temibles ‘Tontons Macoutes’, llevaron a Haití durante un breve tiempo a ser el centro de la atención de los medios de comunicación.

Juan Pablo II en Haítí

En 1983, Baby Doc recibió la visita del Papa Juan Pablo II que declaró “Aquí tiene que cambiar algo [5]. A partir de la década de los 80 se hizo patente el desgaste del gobierno de Jean-Claude Duvalier y que este ya no respondía a los deseos e intereses de sus benefactores en Washington. EEUU le retiró su apoyo económico y militar y el 7 de febrero de 1986, una revuelta popular unida a un golpe militar liderado por el jefe del ejército, Henri Namphy,  obliga a exiliarse a ‘Baby Doc’. Su familia es evacuada del país con la ayuda de la Administración Reagan en un avión de las Fuerzas Aéreas estadounidenses. Los Duvalier fueron entonces recibidos en Francia con los brazos abiertos y se instalaron en la Costa Azul. Francia le dio a él y a su familia asilo mientras continuaron derrochando la fortuna de la que se habían apropiado tras décadas en el poder. Bajo el régimen de los Duvalier, la deuda externa con la camarilla de banqueros internacionales creció exponencialmente, multiplicándose por 17,5 entre 1957 y 1986. “En el momento de la fuga de Duvalier, representaba 750 millones de dólares. Posteriormente aumentó, con los intereses y penalidades, a más de 1.884 millones de dólares” [14].

Las primeras elecciones realmente libres y el golpe de Estado

Las primeras elecciones realmente libres, llevaron a Jean Bertrand Aristide a ser elegido para la presidencia en 1991 como el primer gobernante electo por voto popular de la historia de Haití. Washington desaprobaba aquel candidato que con un electorado de origen rural quería avanzar en una dirección diferente a la de los ‘científicos’ económicos neoliberales que querían privatizar aún mas la isla. Por lo tanto, la presidencia de Aristide terminó sólo unos pocos meses después por el golpe de Estado militar del general Raoul Cedras (30 de septiembre de 1991, sólo siete meses después de acceder al poder) que una vez más, tuvo el apoyo de EEUU y llevaría al país una nueva ola de matanzas y enfrentamientos sociales.

La OEA (Organización de los Estados Americanos) declaró un embargo que tanto George Bush como Bill Clinton violaron sistemáticamente permitiendo a compañías norteamericanas, suministrar combustible a la Junta Militar.

La comunidad internacional inició un boicot contra el régimen de Cedras mientras el presidente Bill Clinton hablaba de “restablecer la democracia”, una nueva “fase noble” o del “resplandor angelical” del momento [6] mientras imponía sus propias condiciones para permitir el regreso de Aristide. Las medidas para el regreso de Aristide no eran otras que la adopción del programa económico del candidato norteamericano derrotado en las elecciones de 1990, un ex funcionario del Banco Mundial que apenas obtuvo el 14% de los votos. La OEA (Organización de los Estados Americanos) declaró un embargo que tanto George Bush como Bill Clinton violaron sistemáticamente permitiendo a compañías norteamericanas, suministrar combustible a la Junta Militar. [7]. Clinton fue mucho más allá en lo que a la violación del embargo se refiere pues su Administración aumento el intercambio comercial entre Estados Unidos y la Junta militar permitiendo que ciertos personajes de relevancia se enriquecieran rápidamente y fueran un pilar de la supervivencia de aquel nuevo y brutal régimen. El petróleo se convirtió en uno de los factores más importantes para el mantenimiento de la Junta militar y Clinton continuó autorizando en secreto a la Texaco Oil Company, el envío de petróleo a los militares.

El regreso de Aristide tras el restablecimiento de la “democracia”

Una vez que Aristide estuvo de vuelta en Haiti en octubre de 1994, los Marines salieron de escena llevándose consigo 160.000 documentos de los archivos secretos que detallaban la cooperación estadounidense con la dictadura del general Cedras, responsable de miles de asesinatos de partidarios del ex presidente. Un año antes, en 1993, Emmanuel “Toto” Costant (agente haitiano a sueldo de la CIA), fundó junto con Jodel Chamblain, el FRAPH, un conocido y temible escuadrón de la muerte que persiguió y asesinó a entre 4000 y 5000 opositores y partidarios de Aristide.
El poder que Aristide asumió entonces era extremadamente limitado y sin margen de maniobra. Su puesto no era más que símbolo que proyectaba una imagen de respetabilidad a la intervención estadounidense sobre la isla y este no pudo impedir la malversación de fondos del Estado, la corrupción, los desordenes y la desestabilización interna por paramilitares. Según el Banco Mundial, “entre 1995 y 2001, el servicio de la deuda, es decir los intereses más la amortización de capital, alcanzó el considerable monto de 321 millones de dólares“. [13]. Cuando Constant se vio forzado a salir de la isla en 1995, escapó a EEUU siendo detenido por oficiales del INS (Servicio de Inmigración y Naturalización). Se le preparó para ser deportado pero en diciembre de ese mismo año, concedió una entrevista a Ed Bradley en el programa 60 Minutes de la CBS, donde Constant amenazó con divulgar secretos sobre su relación con la CIA en la década de los 90. Las amenazas hicieron su efecto y la administración Clinton ordenó su puesta en libertad en mayo de 1996. Haití solicitó la extradición de Costant tras la restauración de Aristide para ser juzgado por su papel en la masacre de Raboteau así como en otros tantos crímenes. Tanto George H.W Bush como Bill Clinton denegarían dicha solicitud. En 2008, Costant fue acusado y condenado por fraude hipotecario en EEUU, siendo sentenciado a entre 12 y 37 años. Actualmente cumple condena en una cárcel de máxima seguridad en New York.
Noam Chomsky viajó en 1993 a la isla durante el periodo cumbre del terror perpetrado por la junta militar. “No creo que haya visto jamás nada como la miseria y el terror que había en Haití bajo la junta, con el apoyo de Clinton en ese momento. Durante su estancia, Chomsky habló con el difunto Padre Gerard Jean-Juste, una de las figuras más populares de Haití. También habló con dirigentes sindicales y activistas que habían sufrido persecución y torturas. La mayoría de ellos coincídía con el razonamiento del padre Jean-Juste. “Mira, no quiero una invasión de marines, creo que es una mala idea”. No obstante, exponía que toda la situación era un callejón sin salida. “Mi gente, la gente de los barrios pobres, La Saline, Cité Soleil, etc., simplemente no aguanta más. La tortura es demasiado terrible, el terror es demasiado horrible. Aceptarán cualquier cosa que ponga fin a eso”. [15]. El dilema haitiano de la era postduvalier estaba servido.

El efecto de la destrucción de la agricultura del arroz, hizo a Haití dependiente de este arroz subvencionado estadounidense conllevando al progresivo desmantelamiento de una de las mayores y más importantes industrias del país, base alimentaria de sus habitantes. Clinton reconoció el desastre al que se llevó a Haití con estas políticas calificándolo de “pacto con el diablo” y “error”.

Clinton y el arroz haitiano

La administración Clinton deseaba que el nuevo Haití se “abriera al mundo”, esto es que eliminara o hiciese fácilmente recurrible cualquier legislación regulatoria en torno a las importaciones del país. La primera de las regulaciones que se impuso fue la del arroz, más concretamente el arroz procedente de EEUU que estaba fuertemente subvencionado por el Gobierno Federal. Este arroz “competía” de forma desleal ya que se podía comprar a un precio menor que el propio el arroz producido en Haití. Este hecho fue uno de los más importante hitos modernos en la búsqueda por quebrar la economía haitiana y llevar al país a hacerlo dependiente respecto de las grandes corporaciones agroalimentarias estadounidenses. El efecto de la destrucción de la agricultura del arroz, hizo a Haití dependiente de este arroz subvencionado estadounidense conllevando al progresivo desmantelamiento de una de las mayores y más importantes industrias del país, base alimentaria de sus habitantes. Las consecuencias más inmediatas fueron el abandono de las tierras de labranza seguido por un masivo éxodo de campesinos a las ciudades que desembocaría en un enorme aumento del desempleo, hacinamiento, escased alimentaria, hambrunas y desestabilización social y política.

El propio Clinton reconoció el desastre al que se llevó a Haiti con estas políticas. Calificó de “pacto con el diablo” y “error” [7] la presión que él y otras naciones ejercieron en 1994 al recién restituido presidente haitiano Jean Bertrand Aristide, para que este aceptara la importación de arroz a precios extremadamente bajos. Pero por mucho error que fuera, el arroz siguió siendo subvencionado y Haiti pasó de exportar a  importar arroz. Pero, en realidad “estaba mal. Todos estábamos equivocados”. Tras el terremoto, Clinton se hizo cargo de la coordinación de la ayuda internacional a Haití. “Le voy a pedir a todos los donantes que ayuden a que Haiti sea autosuficiente respecto a su comida”. A día de hoy, Haití continua en caída libre respecto a su soberanía alimentaria. En 1995, la USAID publicó un informe en el que se reconocía que las nuevas políticas neoliberales acabarían por destruir la agricultura y “estrujarían despiadadamente al agricultor doméstico de arroz”. [2]. Y es que las políticas de destrucción agrícola de Haití comenzaron ya bajo la presidencia de Woodrow Wilson tras la invasión de los Marines de 1915. Wilson ordenó disolver el Parlamento dadas las reticencias a permitir que corporaciones estadounidenses compraran tierras en la isla.

El Banco Mundial, el FMI y los paramilitares

A pesar de haber cumplido con todas las imposiciones draconianas del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional para eliminar aranceles y subsidios a la producción nacional, a la isla le fueron denegados toda clase de créditos y ayudas que solicitó. Las “ayudas” terminaron completamente durante la presidencia de George H. W. Bush gracias al asesoramiento de uno de los gurus de la nueva economía del “libre mercado” y perteneciente al grupo de los “chicos de Chicago”, Jeffrey Sachs. Sachs había estudiado en la Universidad de Chicago, la cual había sido fundada por el magnate petrolero John D. Rockefeller con el propósito de promover sus intereses corporativos en el ámbito académico.

Terroristas y paramilitares entrenados por EEUU como Guy Philippe y Louis Jodel Chamblain, desestabilizaron Haití desde una base secreta en República Dominicana. Grupos armados compuestos por militares destituídos y pandilleros, se hicieron con el control de importantes ciudades del país como Gonaïves y Cap-Haïtien.

En diciembre de 1995, René Préval (colaborador y amigo de Aristide) se proclamo vencedor en las elecciones y le sucedió en la presidencia. 5 años después, en 2000, Aristide se presentó de nuevo y ganó de forma abrumadora (91,69% de los votos) en unas elecciones que fueron criticadas tanto interna como externamente por su transparencia. Apenas un año más tarde, el 28 de julio 2001, se produce la primera de muchas incursiones de comandos compuesto por ex soldados haitinanos con base en la República Dominicana, dirigidas por Guy Philippe contra estaciones de policía y otras instalaciones gubernamentales. Aristide restableció relaciones con Cuba y Venezuela lo que no gustó en Washington. La OEA (Organización de Estados Americanos) envió 23 misiones a Haití para buscar un camino que permitiera resolver la crisis en torno a la aplicación de la Resolución 822 que establecía la formación de un consejo electoral representado por las diversas fuerzas políticas haitianas como medio para preparar las nuevas elecciones ante las críticas que justificada o justificadamente generó la nueva etapa de Aristide. Pero la oposición se negó en rotundo a dialogar con Aristide, instándole a que dimitiera.

Una deuda histórica

En abril 2003, casi un año antes de la celebración del bicentenario de la independencia, Aristide solicitó a Francia la devolución de parte de la deuda que Haití pagó a Francia pero esta rechazó cualquier acuerdo. En noviembre de 2003, militantes de la oposición ocuparon durante un tiempo la sede de la OEA en la capital exigiendo la salida de esta de la isla. El empresario André Andy Apaid Junior fue encarcelado tras ser acusado de formar parte del levantamiento. Una vez más, terroristas y paramilitares entrenados por EEUU como Guy Philippe y Louis Jodel Chamblain, desestabilizaron Haití desde una base secreta en República Dominicana. Grupos armados compuestos por militares destituidos y pandilleros, se hicieron con el control de importantes ciudades del país como Gonaïves (5 de febrero de 2004) y Cap-Haïtien (11 de febrero de 2004).

El 5 de febrero de 2004 una nueva rebelión liderada por Louis-Jodel Chamblain junto con Guy Philippe, generó el pretexto para que los Marines regresaran y expulsaran una vez más al presidente Aristide en un nuevo golpe de Estado. EE.UU, Francia y Canadá se pusieron de acuerdo para trasladarlo en avión a la República Centroafricana siendo a continuación, prohibido su partido, Fanmi Lavalas. Aristide sería reemplazado por Boniface Alexandre que solicitó a la ONU intervenir con una FMP (Fuerza Multinacional Provisional) compuesta por soldados de Estados Unidos, Francia, Canadá y Chile. Desde junio, la misión pasó a denominarse como MINUSTAH (Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití) en la que esta vez participaban naciones de todo el mundo y especialmente países latinoamericanos como Argentina o Brasil. Los detractores de Aristide le reprochan que en la última elección, sus partidarios habían sumado el 8,31% de los votos así como haber renunciado a la presidencia por las manifestaciones en contra del gobierno. También fue acusado de no haber tenido “disposición para dialogar” con la oposición así como su supuesta responsabilidad en financiar grupos armados en las barriadas populares (chiméres) o en utilizar a la Policía Nacional contra la toma de diversas ciudades llevada a cabo por la oposición.

El nuevo presidente de Haití, Michel Martelly admitió desconocer a dónde había ido a parar. “Cuando preguntamos, nos dicen que han sido destinados a salvar a la gente, a enterrar muertos, a curar heridos, a quitar el hambre. Son cosas que no se pueden ver y difíciles de cuantificar. No es como un edificio o una carretera. Sé que han sido 4.000 millones en apenas siete meses. Pero tampoco podemos acusar a nadie”.

El uso del terremoto para el enriquecimiento personal

Como si el terremoto de 2010 no hubiera sido ya suficiente tragedia para un país ya de por si devastado, recientes cables expuestos por Wikileaks han puesto sobre la mesa como EEUU utilizó el desastre para continuar haciendo política para favorecer sus intereses mediante un plan nacional de reconstrucción de los edificios del gobierno, plan en el que estaban involucrados el Haiti Recovery Group (HRG) y el USAID. Al mismo tiempo la embajada norteamericana presionaba para  que las fábricas textiles norteamericanas pudieran seguir produciendo bajo las anteriores condiciones, llegando a amenazar advirtiendo con que Wal-Mart dejaría la isla si el rendimiento no era lo suficientemente satisfactorio. [8]. Sobre las ayudas y el dinero donado tras el desastre de 2010, el nuevo presidente de Haití, Michel Martelly admitió desconocer a dónde había ido a parar. “Cuando preguntamos, nos dicen que han sido destinados a salvar a la gente, a enterrar muertos, a curar heridos, a quitar el hambre. Son cosas que no se pueden ver y difíciles de cuantificar. No es como un edificio o una carretera. Sé que han sido 4.000 millones en apenas siete meses. Pero tampoco podemos acusar a nadie”. [11]

Martelly, ex cantante y presuntamente implicado en los escuadrones de la muerte de los Duvalier, fue elegido presidente únicamente con el 30% de los votos, en las elecciones menos concurridas de la historia de Haiti. El futuro de Haiti y las bases para su recuperación no han cambiado en nada. Podría entenderse que la situación requería de un cambio radical en las  recetas neoliberales aplicadas pero la visión que sigue inalterable es la del economista neoliberal Paul Collier, asesor especial de la ONU en 2009. Collier se declaró partidario del crecimiento a través de la producción de textiles mientras defiende que la República Dominicana “no está involucrada en el tipo de actividades, como el apoyo clandestino a los grupos guerrilleros, que acosan a muchos otros estados frágiles” [9].

Siete años después el golpe, el 18 de marzo de 2011, el gobierno haitiano permitió su regresó a Haití.  Previamente y tras 25 años de exilio en Francia, Jean-Claude Duvalier también regreso a Haiti (el 18 de enero de 2011) en medio de peticiones de arresto respaldadas por Amnistía International, Human Rights Watch y otras destacadas organizaciones de derechos humanos. Dan Beeton, investigador del Center for Economic and Policy Research de Washington apunta que la llegada de Duvalier a Haiti sólo ha servido “…distraer la atención mundial del tema central que son las graves irregularidades de la pasada elección presidencial, que Estados Unidos y Francia recomiendan que sea aceptada aunque sólo tuvo una participación de 22.9 por ciento del electorado, la más baja del Hemisferio en 60 años”. [10]

Fuentes

Anexo

  • El documental Tóxic Somalia, pone al descubierto una red mafiosa de tráfico de residuos nucleares y químicos dedicada a enriquecerse a costa de la compra venta (posterior vertido / descarga incontrolada) de estos entre ciertos países europeos (en este caso Italia) y Haití. El escándalo, muy similar a lo que motivó la posterior piratería en Somalía, no trascendió a la opinión pública cuando fue descubierto a pesar de ser conocido en altos círculos políticos, económicos. Sólo años después, algunos periodistas tras años de investigación consiguieron arrojar luz sobre aquel escándalo de terribles consecuencias que continuara afectando durante décadasa los haitianos y a su ecosistema. La investigación que emprendió la División anti-mafia de Milán (gracias a la colaboración de Gianpiero Sebri) descubrió como estas y otras operaciones, representaron una enorme fuente de ingresos para diversos intermediarios incluyendo entre estos a la mafia italiana. “Mi problema era descargar el barco. Si te quedabas bloqueado, un día te costaba un millón de euros, era muy caro. Cuanto antes descargases mejor. Descargaba los contenedores uno detrás de otro, apilados unos encima de otros y a mi me daba igual. 15 días después vi los daños, era terrible porque eran residuos radioactivos. “. [Gianpiero Sebri, un antiguo empleado de la red que vertió decenas de toneladas de residuos en diversos países pobres incluyendo Haití, relata en el documental, el modus operandi para deshacerse de estos en la costa haitina]
  • En la frontera donde termina la República Dominicana y empieza Haití, hay un gran cartel que advierte: El mal paso. Al otro lado está el infierno negro. Sangre y hambre, miseria, pestes“. [12]
  • El azúcar sería demasiado caro si no trabajaran los esclavos en su producción. Dichos esclavos son negros desde los pies hasta la cabeza y tienen la nariz tan aplastada que es casi imposible tenerles lástima. Resulta impensable que Dios, que es un ser muy sabio, haya puesto un alma, y sobre todo un alma buena, en un cuerpo enteramente negro“. [Montesquieu] [16]
  • (Los negros) tienen una tendencia inherente a la vida salvaje y una incapacidad física de civilización“. [Robert Lansing, secretario de Estado, justificando la ocupación de Haití] [19]
  • Este es un pueblo inferior, incapaz de conservar la civilización que habían dejado los franceses“. [William Philips, oficial militar al mando de la invasión] [20]

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

7 Comentarios

  • Interesante y completo artículo, siempre viene bien disponer de una breve referencia a la historia de países como Haiti, completamente olvidados por motivos obvios …

    Por cierto, sería interesante incluir en el artículo como Haiti se vio afectada en el escándalo del tráfico de residuos NBQ procedentes de Europa a través de una red mafiosa italiana con vínculos en las altas esferas. No, no es ninguna conspiranoia, La 2 ofreció no hace mucho tiempo el documental en el cual también estaba involucrada Somalia. En Mogadiscio, una periodista italiana fue asesinada por investigar el caso allá por los años 90 ….

  • 08 de abril de 2012 a las 04:25

    Como temen los imperialistas el ejemplo de humanismo y libertad que les dio Ejército negro.

    Ahora junto a los pueblos nuestroamaricanos… Haití Vencerá !!!

  • 8 de abril de 2012

    Como temen los imperialistas y colonialistas el ejemplo de humanismo y libertad que les propinó el Ejército negro.

    Ahora, junto al pueblo Nuestramericano…
    Haití de nuevo vencerá !!!

  • Que buen texto.. Una historia muy similar tiene su vecino, República Dominicana. Con invasiones sistemáticas de EEUU (1916-1924), dictadores como Trujillo (o casualidad, tambien con apoyo del imperio), y un rio de sangre y una constante de pobreza, a la que el pais se ve sujeto hasta el dia de hoy.

  • Lo lamentable es que no existe una sola sociedad controlada íntegramente por negros que sea próspera. Es más, el país más negro de América, que seguramente es Haití, y que es también uno de los primeros, sino el primero, que consiguió su independencia, es también el más pobre. Y todo desde el más profundo respeto a la gente buena e inteligente de esa raza.

    Ha existido alguna civilización negra avanzada? No. Antes de que ladres sobre cómo el colonialismo europeo transformó Africa de ser un mojón de mierda a productora mundial de alimentos, lastimosamente para ti, los moros estuvieron vendiendo, comprando, mutilando, castrando, esclavizando y asesinando negros por 1000 años antes de que los europeos empezaran a comprarle negros. A los negros les gusta estar con los de su especie. A los negros les meten basura en la cabeza y se radicalizan en grupos que matan blancos como black panthers, mientras que los blancos tienen programas llamados AFFIRMATIVE ACTION que es cuotas en centros de estudio y trabajos para negros, transforman al hombre araña en un negro, hacen un comic llamado Black Panther donde el rey es un negro cuyo país Wakanda es el más avanzado del mundo para hacerlos sentir bien e integrarlos, porque los negros por naturaleza son vagos e indolentes, no hacen nada por sí mismos sino que esperan y exigen que los blancos les den de comer, o que les reconstruyan el pais como en haiti mientras que los japoneses en un mes se habian recuperado. Sacan fotos de buitres merodeando negros esqueléticos para seguir comiendo gratis, se mueren de hambre, pero sí pueden follar para seguir trayendo más miseria al mundo.

    • Alguna de las sociedades más prósperas, avanzadas y controladas íntegramente por negros. Puedes encontrarlo todo fácilmente en Internet, son referencias.

      Los faraones negros nubios
      La dinastía XXV de Egipto, o Kushita (c. 747 a 664 a. C.) es originaria de la ciudad-estado de Napata (Kush). Desde allí, el primer rey de esta dinastía, Alara, invadió y conquistó toda Nubia superior. El primer soberano del que se conoce el nombre es Alara, pero parece que sería en realidad el séptimo de la dinastía. Al final de su reinado, desde Meroe hasta la tercera catarata del Nilo estaban bajo poder de su sucesor, Kashta. En 747 a. C., sus reyes consiguieron controlar el Alto Egipto. En 715 a. C. reunificaron el país y se mantuvieron como la única dinastía reinante. Su origen los hará llamar faraones negros, faraones etíopes o también faraones kushitas

      El reino de Mali y Mansa Musa
      Mansa Musa fue el décimo mansa, traducido como “rey de reyes” o “emperador”, del Imperio de Malí. En la época del ascenso de Mansa Musa al trono, el Imperio de Malí ocupaba el territorio previamente gobernado por el Imperio de Ghana, así como el Mande (Malí) y sus áreas inmediatamente próximas. Musa tuvo multitud de títulos, entre ellos los de Emir del Manding, Señor de las Minas de Wangara y conquistador de Ghanata, Futa-Jallon y al menos una docena de estados.1 Fue el gobernante más rico de su tiempo y es la persona más rica de todos los tiempos si se ajusta su patrimonio por la inflación.

      Reino de Akusum
      El Reino de Aksum fue un importante reino comerciante del noreste de África entre los siglos I d. C. y VII d. C. que se expandió desde los montes de la actual región de Tigray hasta abarcar gran parte del norte de la actual Etiopía, ciertas regiones fronterizas de Sudán, la mayor parte de Eritrea y parte de la costa occidental de la península arábiga. Participó activamente en los intercambios comerciales entre la India y el mundo mediterráneo y sirvió de punto de encuentro entre el subcontinente indio y el Imperio romano. Con la caída de Roma y la expansión del Islam el reino, que había adoptado la religión cristiana, quedó aislado y entró en declive. El recinto arqueológico de la actual ciudad de Aksum fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980.

      El Gran Zimbawe
      El Gran Zimbabue es el nombre dado a las ruinas de una antigua ciudad situada en el sur de África, localizada en las coordenadas 20°16′S 30°54′E, en lo que hoy en día es Zimbabue. Esta ciudad fue el centro de una poderosa civilización conocida como el Imperio Monomotapa (o en su forma original Munhumutapa) que abarcaba zonas de Zimbabue y Mozambique. En aquella época esta civilización llegó a comerciar con otras partes de África a través de puertos como el de Sofala, al sur del delta del río Zambeze. El Gran Zimbabue está considerado como el santuario nacional del actual Zimbabue, en donde se halló el Pájaro de Zimbabue, el símbolo nacional del país. Actualmente es un lugar arqueológico de gran importancia.

      Reino del Congo
      El Reino del Congo fue un Estado africano situado en lo que actualmente constituye la zona norte de Angola, el enclave de Cabinda, la República del Congo y la parte occidental de la República Democrática del Congo. En su época de mayor expansión, se extendía entre el océano Atlántico y los ríos Kwango al este, Congo al norte y Loje al sur. El reino se estructuraba en seis provincias, y era gobernado por un monarca, el Manicongo de los bacongo (pueblos congo). Su esfera de influencia abarcaba también a los estados vecinos de Ngoyo, Kakongo, Ndongo y Matamba. Tenía una población de 500 mil personas, según cálculos de 1650.

      Reyes nubios que peregrinaban a Constantinopla antes “el asombro de los caballeros cruzados”
      Durante su estancia en Constantinopla los cruzados de la 4º Cruzada coincidieron con el rey de Nubia en el palacio del emperador bizantino. Roberto de Clary señala la curiosidad que produjo su piel negra y, aún más, el hecho de que llevara una cruz marcada en la frente. El príncipe Alejo ofreció al rey un recibimiento formal de acuerdo con su dignidad y lo presentó a los nobles cruzados. A través de intérpretes los occidentales se enteraron de que el rey africano ha-bía llegado a Constantinopla como peregrino. El soberano señaló que sus tierras estaban a unos cien días de viaje de Jerusalén y aseguró que ha-bía empezado su viaje junto a sesenta acompañantes, cincuenta de los cuales habían muerto de camino a la Ciudad Santa; ahora sólo quedaba uno con vida. Tras visitar Constantinopla este intrépido viajero deseaba ir a Roma y luego a Santiago de Compostela, antes de regresar a Jerusalén para morir allí: un lugar de descanso final muy apropiado para un peregrino tan piadoso y devoto. Gracias a él los nobles se enteraron de que los nubios eran cristianos y de que cuando los niños eran bautizados se les marcaba la señal de la cruz. Los occidentales quedaron muy impresio-nados con este visitante y, como comenta Roberto de Clary, «miraban a este rey con gran maravilla». Durante los días siguientes, a medida que empezaban a relajarse, los cruzados comenzaron a comportarse como viajeros y peregrinos y cru-zaban el Cuerno de Oro en barcazas o a través de los puentes para visi-tar Constantinopla y conocer sus palacios e iglesias. Villehardouin ape-nas podía creer el enorme número de reliquias reunidas en la ciudad, que eran «tantas como las hay en el resto del mundo», escribió lleno de admi-ración.’ Para estos hombres, al mismo tiempo rudos y piadosos, con-templar tal cantidad de reliquias íntimamente relacionadas con la vida de Cristo, como los fragmentos de la Vera Cruz y la Corona de Espinas.
      [La cuarta cruzada y el saco de Constantinopla Jonathan Phillips]

      Ciudades – Estado africanas del Atlántico oriental. Mombasa, Lamu, Bagamoyo, Zanzibar
      Mombasa, al abrigo de la península Nyali, es el mayor puerto de la costa oriental africana y la segunda ciudad de Kenia. En el siglo XII los cronistas árabes la describían como «una pequeña ciudad llena de encanto, residencia del rey de los Zenj». Los faluchos de todos los tamaños y orígenes se apiñan en el muelle con las bodegas cargadas de dátiles, vigas de madera de la vecina Lamu o las mejores especias del mundo procedentes de las plantaciones de Zanzíbar.

      Lamu, al igual que otras ciudades costeras del África Oriental, durante el siglo XV se enriqueció con el lucrativo comercio con árabes y musulmanes. Eran años de esplendor donde a cambio de marfil, cuernos de rinoceronte, aceite de palma y vidas humanas, llegaban a la isla sofisticados productos como sedas, abanicos de nácar, alfombras, vinos, cristal y porcelanas. Lamu alcanzó un grado de refinamiento que sorprendía a los viajeros que la visitaban. Había en la isla fastuosos palacios de coral dotados de precisos sistemas de conducción de agua y ventilación, baños de vapor estucados y jardines adornados con fuentes.

      Bagamoyo, a 70 kilómetros al norte de Dar es Salam, fue en el pasado una de las ciudades más importantes del África Oriental. De aquí partían y regresaban las caravanas que más tarde llegaban al mercado de la cercana Zanzíbar.

      Zanzibar. Cuando en 1872 el explorador inglés sir Richard Burton contempló por primera vez la legendaria isla de Zanzíbar, creyó que se trataba de un espejismo. En su diario personal escribió: «En Zanzíbar la tierra, el mar y el aire parecían envueltos en una especie de blando y sensual reposo… todo era voluptuosidad y gentileza». El capitán Burton se enamoró inmediatamente de esta isla hermosa y una vez en tierra firme contempló extasiado sus elegantes edificios coloniales, los palacios blancos del sultán «donde las concubinas se sumergían desnudas en estanques de nenúfares las noches de luna llena», las mezquitas, los baños persas y los románticos jardines de Jamituri a orillas del mar. Su interior, verde y perfumado, le recordó un jardín encantado y nunca olvidaría el aroma de las plantaciones de clavo y vainilla.

      Shaka Zulú
      Shaka rey (Inggonyama) en 1818 de los zulúes gobernó hasta 1828 y organizó militarmente al pueblo zulú renovando el armamento y las tácticas de combate. Formó un ejército de 50.000 guerreros y se apoderó de Natal, Matabeleland y el sur de Mozambique. En 1878 los zulúes vencieron a 1.800 miembros del ejército británico en la batalla de Isandhlwana, lo que provocó la caída del gobierno de Benjamin Disraeli.

      Imperio Monomotapa. Zembabwei o el Gran Zimbabue
      Antigua ciudad y reino situada en el sur de África, centro de una poderosa civilización conocida como el Imperio Monomotapa que abarcaba zonas de Zimbabue y Mozambique. En aquella época esta civilización llegó a comerciar con otras partes de África a través de puertos como el de Sofala, al sur del delta del río Zambeze.
      Fueron los comerciantes portugueses los primeros europeos en visitar los restos de la ciudad antigua a comienzos del siglo XVI. En 1531, Vicente Pegado, capitán del escuadrón portugués de Sofala desde 1531 a 1538, describió Zimbabue de la siguiente manera: “Entre las minas de oro de las planícies del interior entre los ríos Limpopo y Zambeze hay una fortaleza construida a base de piedras de un enorme tamaño, y parece no haber argamasa uniéndolas… Este edificio está casi rodeado por colinas, sobre las que hay otros parecidos, con el mismo tipo de piedra y sin argamasa, y uno de ellos es una torre más alta de 12 brazas. Los nativos del país llaman a estos edificios Symbaoe, lo que de acuerdo con su idioma significa “palacio””.

      El reino de Ghana
      Abu Abdullah al-Bakri describió en diversas historias sus viajes al reino Ghana. Describió la riqueza de este y su enorme influencia en el comercio de oro, marfil y sal entre los siglos VIII y XI. En 1067, el ejército imperial se componía de 200 mil soldados y 40 mil arqueros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *