La guerra química en el sudeste asiático. Vietnam, Laos, Camboya (1962 – 1971)

/ Lecturas: 1879 / Etiquetas: , , , , ,
Guerra química Vietnam, Laos, Camboya (1961-1973)

Introducción

La guerra química en el sudeste asiático fue una campaña de fumigaciones de herbicidas y defoliantes con el nombre en clave Operación ‘Ranch Hand’ que tuvieron lugar principalmente en Vietnam, durante la intervención militar estadounidense en la región. El programa de fumigaciones da inicio en 1962 con Kennedy como presidente y se mantuvo de forma ininterrumpida hasta 1971.

Hay 3 millones de personas sufriendo enfermedades e incapacidades relacionadas con el agente naranja y otros químicos.

El objetivo de Ranch Hand era limpiar las selvas de los espesos follajes que permitían al Vietcong moverse libremente sin la amenaza de ser detectados desde el aire y ser bombardeados. Los generales estadounidenses pensaron que acabando con la vegetación de ciertas zonas, les sería más fácil controlarlas y expulsar definitivamente al Vietcong de las mismas. Este pensamiento se enmarcaba dentro de la profunda convicción que tenía gran parte del Alto Mando de las Fuerzas Aéreas, mediante el cual, se creía que la guerra podría ser ganada exclusivamente con medios aéreos, reconocimientos y bombardeos. Se cree que la estrategia de fumigación también habría tenido la intención de forzar proyectos de urbanización mediante la destrucción de la capacidad de los campesinos para vivir del campo obligándolos de esta forma a establecerse en las ciudades controladas por Estados Unidos y arrebatando a la guerrilla sus apoyos rurales entre el campesinado.

Balance de la guerra química

Sobre Vietnam fueron arrojados alrededor de 76.000.000 de litros [1] de defoliantes y herbicidas altamente nocivos en concentraciones elevadísimas.  La universidad de Columbia estimó que el 65% de los herbicidas que fueron utilizados, contenían dioxinas, uno de los químicos más nocivos que existen causante de gravísimos efectos secundarios. Marianne van den Berg, representante de la Cruz Roja en Haiphong explicó que “Hay tres millones de personas sufriendo varias enfermedades e incapacidades relacionadas con el agente naranja“. [2]

Los registros de vuelos de la Fuerza Aérea de EEUU recogieron oficialmente 6542 misiones de fumigación durante los 9 años en los que la operación ‘Ranch Hand’ se desarrolló[3]. Para cuando la Operación ‘Ranch Hand’ hubo terminado en 1971, el 12% de la superficie total de Vietnam del Sur había sido fumigada en concentraciones 13 veces superiores a la media establecida por el Departamento de Agricultura de EEUU [4]. El ejército estadounidense comenzó a fumigar los cultivos de alimentos en octubre de 1962 y en 1965 casi la mitad de todas las fumigacicones (el 42%) fueron dirigidas a estos cultivos. Al menos 10 millones de hectáreas de tierra cultivable fueron destruidas tan sólo en Vietnam del Sur [5] y más del 20% de los bosques de Vietnam del Sur fueron fumigados al menos una vez durante los 9 años de la operación Ranch Hand [6].

Después de la guerra la reforestación de las zonas destruidas dio buenos resultados pero para que el medio ambiente se restablezca harán falta ochenta o cien años.

Consecuencias de la guerra química

Las malformaciones congénitas más comunes son cinco y afectan a la columna vertebral, miembros, senos, siameses, el labio leporino y la raja palatina. Las víctimas de primera, segunda y hasta tercera generación de afectados han quedado afectadas por terribles malformaciones y enfermedades que les impiden llevar una vida normal. Los casos de cáncer, prácticamente inexistentes en la región antes de la intervención estadounidense, se multiplicaron hasta convertirse en una pandemia. En Da Nang se contabilizaban, según la Cruz Roja, 7500 victimas (2400 niños de segunda generación y 43 de la tercera).En Quam Nam son 20.000 los afectados mientras que en Tahi Binh (provincia del delta del Río Rojo), son 28.000 los ex combatientes afectados según la asociación de Veteranos local. [7]. En términos absolutos, las autoridades vietnamitas han estimado en 400.000 las personas que fueron asesinadas o afectadas así como 500.000 los niños que nacieron con defectos congénitos. [8] La Cruz Roja de Vietnam ha estimado en 1 millón las personas discapacitadas o con problemas de salud relacionadas con el uso de Agente Naranja.[9]
El territorio afectado por las fumigaciones es de entre el 10% y el 25% del territorio total de Vietnam, empleándose estas de forma mas intensiva en las zonas centro y sur. “Después de la guerra la reforestación de las zonas destruidas por los agentes químicos dio buenos resultados pero para que el medio ambiente se restablezca totalmente todavía harán falta ochenta o cien años“, comenta Phung Tuu Boi, director del Centro de protección de la naturaleza.[10]

Ausencia completa de responsabilidades

Desde los acuerdos para el fin de las hostilidades firmados en Paris el 27 de enero de 1973, el gobierno de EEUU no ha reconocido el daño completo causado ni pagado indeminizaciones a los afectados. Los acuerdos de París establecían que “.. de acuerdo a su política tradicional, Estados Unidos aportará su contribución a la labor de curar las heridas de guerra…”, lo cual se debería haber llevado adelante mediante un comisión mixta que suspendió sus reuniones en el mismo julio de 1973 para no volverse a reunir jamás. Vietnam exigía reparaciones de guerra pero EEUU solo admitía contribuciones voluntarias. Jimmy Carter, en una conferencia de prensa dada en 1977 respondiendo a la pregunta de un periodista sobre si EEUU se sentía en la obligación moral de ayudar a reconstruir Vietnam o de disculparse afirmó que “la destrucción fue mutua” [11]. La respuesta oficial del gobierno de Estados Unidos a las peticiones vietnamitas de indemnizaciones por la guerra química han sido rechazadas hasta el día de hoy considerándolas como poco fiables y realistas.
Una asociación de víctimas estadounidenses (miembros del ejército que manipularon los defoliantes y herbicidas) afectadas por la guerra química, se creó en diciembre de 2003 y un año después interpusieron demandas contra 37 compañías químicas estadounidenses en el tribunal federal de Brooklin, el mismo tribunal que en mayo de 1984 falló a favor de una demanda interpuesta por ex combatientes norteamericanos afectados por los mismos químicos. Dow Chemical, Monsanto, Occidental Chemical, DuPont … fueron condenadas a indemnizarlos. Sin embargo, el 20 de marzo de 2005, aquel mismo tribunal desestimó la demanda presentada por afectados vietnamitas. Las autoridades estadounidenses así como las empresas responsables del desarrollo de los defoliantes y herbicidas como el Agente Naranja, eran perfectamente conocedoras de las graves consecuencias y efectos secundarios que tendrían las dioxinas al ser liberadas en tan altas concentraciones sobre poblaciones y el propio entorno.

En agosto de 2012, el gobierno estadounidense aprobó un programa de “limpieza” de las zonas afectadas por el agente naranja. La primera zona donde se iniciaron los trabajos de descontaminación fue los alrededores del aeropuerto de Danang. Danang fue la principal base aérea desde la cual despegaban y aterrizaban los aviones y helicopteros que participaban en las fumigaciones.

Perder la guerra, destruir un país

Desde el final de la guerra y los acuerdos de París, Vietnam ha padecido un embargo comercial ilegal con el fin de evitar una recuperación económica de un país ya de por sí devastado y devuelto a la “edad de piedra” como sugirió el máximo responsable de la FFAA estadounidenses, Curtis LeMay [12]. Si bien EEUU perdió oficialmente la guerra, consiguió evitar que Vietnam pudiera recuperarse en un futuro a medio plazo y pudiera constituir un ejemplo (“amenaza regional”) para otros países de la región, uno de los motivos con los que se justificó la intervención americana conocida como “El efecto dominó” [13]. El embargo fue levantado en 1994 pero incluso en 2005, EEUU amenazó una vez mas a Vietnam con reestablecer las sanciones económicas alegando “restricciones a la libertad religiosa“.[14]

En agosto de 2012, el gobierno estadounidense aprobó un programa de “limpieza” de las zonas afectadas por el agente naranja. La primera zona donde se iniciaron los trabajos de descontaminación fue los alrededores del aeropuerto de Danang. Danang fue la principal base aérea desde la cual despegaban y aterrizaban los aviones y helicopteros que participaban en las fumigaciones. Dado que al regresar a la base los aviones y helicópteros se lavaban con agua y esta, contaminada, no se trataba, acaba filtrándose al subsuelo acumulándose en grandes concentraciones.

A pesar de los trabajos de limpieza, el impacto y los efectos de la Operación ‘Ranch Hand’ perdurarán durante décadas sino siglos, afectando de forma permanente a las poblaciones y al mismo entorno de forma irreversible debido a la naturaleza altamente toxica de las dioxinas. A pesar de que el gobierno estadounidense ha indemnizado con miles de millones a sus propios soldados, aún no ha hecho lo propio con los vietnamitas y “durante tres decenios, los americanos han negado su crimen. Ahora hacen cualquier cosa. Es un poco tarde. Pero mejor tarde que nunca”. [15].

Fuentes

  • [1] Pellow, David N. Resisting Global Toxics: Transnational Movements for Environmental Justice, MIT Press, 2007, p. 159, (ISBN 0-262-16244-X).
  • [2, 710, 14] Homenaje a Indochina (III). Rafael Poch-de-Feliu. España, abril del 2005. http://www.lainsignia.org/2005/abril/int_030.htm
  • [3] Furukawa, Hisao (2004). Ecological destruction, health, and development: advancing Asian paradigms (en inglés). Trans Pacific Press. p. 143. ISBN 9781920901011.
  • [4] The destruction of Indochina. Bulletin of the Atomic Scientists May 1971. p. 36
  • [5] Postwar Vietnam: Dynamics of a Transforming Society. Hy V. Luong. pag. 3
  • [6] Kolko, Gabriel (1994). Anatomy of a War: Vietnam, the United States, and the Modern Historical Experiences (en inglés). New Press. pp. 144–145. ISBN 1565842189.
  • [8] York,Geoffrey; Mick, Hayley; “Last Ghost of the Vietnam War”, The Globe and Mail, 12 de julio de 2008 (en inglés
  • [9] Jessica King (10 de agosto de 2012). «U.S. in first effort to clean up Agent Orange in Vietnam». CNN (en inglés). Consultado el 11 de agosto de 2012.
  • [11] Los Angeles Times (25 March 1977)
  • [12] La casa de la guerra. El Pentágono es el que manda. James Carroll.
  • [13] La teoría del domino. http://es.wikipedia.org/wiki/Teor%C3%ADa_del_domin%C3%B3
  • [15] El ‘agente naranja’ aún golpea. Bruno Philip. http://internacional.elpais.com/internacional/2013/05/02/actualidad/1367498254_513546.html
  • El Estado agresor. La guerra de Washington contra el mundo. William Blum. La esfera de los libros, 2006.  ISBN 9788497344593
  • El nuevo humanismo militar: las lecciones de Kosovo. Noam Chomsky. Siglo XXI  (México), 2002. ISBN 9789682323683
  • Jimmy Carter y el francotirador de Washington. Alexander Cockburn. Counterpunch. http://www.rebelion.org/hemeroteca/imperio/cockburn151002.htm
  • Untold History of the United States. Oliver Stone, Obama, and the War in Vietnam. Michael D. Yates. http://www.counterpunch.org/2013/01/10/oliver-stone-obama-and-the-war-in-vietnam/
  • Documental. “Juegos de poder. El domino sangriento”. Peter Du Cane.
  • Los juicios de Henry Kissinger (2002). Eugene Jarecki, Alex Gibney, Christopher Hitchens. (Documental). https://www.youtube.com/watch?v=Ygj7-gWqBnQ
  • Imagen de portada. Leaking Agent Orange Barrels at Johnston AtollPublic Domain. US Government photograph – US Government photograph, Leaking Agent Orange Barrels at Johnston AtollPublic Domain. US Government photograph – US Government photograph

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *