2º Guerra Mundial. Los aliados también cometieron atrocidades (1943 – 1945)

/ Lecturas: 10441 / Etiquetas: , ,
Ciudad de Dresde en 1945

Introducción

El historiador Jorg Friedrich y el novelista Gunter Grass iniciaron un polémica involuntaria cuando quisieron exponer y llevar a debate algunas de las controvertidas políticas bélicas que los aliados ejecutaron durante la Segunda Guerra Mundial, especialmente las políticas de bombardeos estratégicos centradas en los núcleos urbanos con altas densidades de población así como las armas empleadas en ellos. Jorg Friedrich se centró de forma particular en como los mandos militares aliados involucraron deliberadamente a la población civil alemana en los bombardeos estratégicos para desmoralizar y tratar de provocar un “golpe interno” que en teoría llevaría a acelerar la caída del Tercer Reich y mismo el final de la guerra. La estrategia de bombardeo estratégico de los aliados se comenzó a definir durante el verano de 1941 y fue conocida como “moral bombing”. La estrategia del “moral bombing” buscaba igualmente hundir el tejido socio – económico alemán, en especial la mano de obra, esto es, la población civil lo cual se esperaba que debilitara considerablemente la producción industral nazi. Los resultados del “moral bombing” se han estimado en no menos de 600.000 muertes civiles entre ellas, 75.000 niños.

La estrategia del “moral bombing” buscaba igualmente hundir el tejido socio – económico alemán, en especial la mano de obra, esto es, la población civil lo cual se esperaba que debilitara considerablemente la producción industral nazi.

Tras finalizar la guerra, gran parte de la sociedad alemana quedó traumatizada por el grado de devastación que había sufrido el país y por las atrocidades ejecutadas por el Tercer Reich en su propio país y en los países vecinos. Este trauma se convirtió durante muchos años en una gran losa sobre la orgullosa conciencia alemana. En las últimas décadas surgieron voces aisladas que pedían el derecho de los alemanes al recuerdo de sus propias víctimas civiles. Estas voces se hicieron oír más para terminar convirtiéndose finalmente en un debate en toda regla dentro de la sociedad alemana que acabó incluyendo a otros países. Este debate, de gran actualidad suscita la pregunta clave acerca de si realmente fueron completamente necesarios los bombardeos de los aliados sobre zonas civiles de alta densidad de población y que causaron un espantoso horror aún poco conocido. Hasta ahora la tesis “oficial” era que todas las atrocidades ocurridas durante la Segunda Guerra Mundial, eran obra exclusiva de Hitler o de Japón y por tanto salirse de ese guión supondría cuando menos un error o una condena.

Justificaciones y críticas

El diario inglés Daily Mail expresó en su momento como Jorg Friedrich “tergiversa los hechos históricos para justificar los crímenes de Hitler” y el  The Independent en una editorial se declaraba  “…dispuesto a presentar mis excusas a los indios, a los descendientes de los esclavos africanos que nosotros hemos deportado, a todas las razas que hemos sometido, pero no a los alemanes.“. El nieto de Winston Churchill se preguntaba al ser entrevistado por la BBC, “¿Quien comenzó la guerra, quien invadió Checoslovaquia, Polonia ….?, ¿quien comenzó los bombardeos destinados a aterrorizar a la población?...”. Otro ejemplo de cierre de filas fue la opinión de Richard Overy destacado intelectual y profesor del King’s College de Londres que declaró al periódico francés Liberation que los bombardeos no representaban acto de venganza, sino actos de guerra “estrechamente vinculados a las operaciones terrestres“.
No obstante, todas las opiniones no han sido siempre desfavorables dentro de este debate. Otros británicos no menos ilustres sí tuvieron serias dudas mientras se producían los propios hechos. Tal es el caso de George Bell que se dirigió a la Cámara de los Lores el 9 de abril de 1944 con estas palabras. “Cómo es posible que el Ministerio de la Guerra no entienda que la devastación progresiva de las ciudades es una amenaza para las raíces de la civilización misma? Los aliados representan algo mas que el mero poder. Sobre nuestra bandera destaca la palabra Ley“. En la misma línea, Richard Strokes, diputado laborista, sugirió el 6 de marzo de 1945 durante el debate parlamentario a cuenta del bombardeo de Dresde que “Desde mi punto de vista, no se pueden admitir bajo ningún concepto los bombardeos de terror“.

Los bombardeos aliados llegaron a su cenit entre enero y mayo de 1945 cuando ya era conocido el inevitable hundimiento de la maquinaria de guerra nazi y la descomposición política y militar interna. Sin embargo, las bombas siguieron cayendo y según algunas fuentes, el 80% de todas las bombas que alcanzaron Alemania desde el aire fueron lanzadas a partir de agosto de 1944.

Balance de los bombardeos aliados en Alemania

Al menos 160 ciudades de más de 100.000 habitantes fueron atacadas desde el aire por los aliados, principalmente por la aviación británica liderada por Arthur Bombardero” Harris. El círculo del mariscal del aire Arthur Harris, era partidario acérrimo del bombardeo estratégico y quería devolver de forma centuplicada los daños que la Luftwaffe había provocado en Inglaterra. En total, los bombarderos aliados soltaron 1,27 millones de toneladas de bombas sobre territorio alemán. Der Brand (El incendio) relata la memoria de las víctimas de aquellos bombardeos, una tarea que hasta entonces nadie se había encargado de recopilar de la forma en que lo hizo Jorg Friedrich. El libro recoge principalmente actas de la policía que interrogaba a los supervivientes tras terminar un bombardeo. En uno de aquellos ‘raids’ aéreos, la operación sobre Wuppertal, el Times la consideró un gran éxito y destacó como ninguna otra ciudad industrial alemana había sido borrada del mapa como esta. Se tardó semanas en realizar el recuento de víctimas. El 80% de los edificios fueron destruidos y 3.400 personas murieron. En este ataque se utilizaron por primera vez de forma “exitosa” bombas incendiarias y desde entonces se haría uso de estas de forma masiva y aún más terrorífica.

Los bombardeos llegaron a su cenit entre enero y mayo de 1945 cuando ya era conocido el inevitable hundimiento de la maquinaria de guerra nazi. Sin embargo, las bombas siguieron cayendo y según algunas fuentes, el 80% de las bombas que alcanzaron Alemania desde el aire fueron lanzadas a partir de agosto de 1944. El calamitoso bombardeo de Dresden constó de cuatro ataques aéreos consecutivos que se realizaron entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, doce semanas antes de la capitulación nazi. Mil bombarderos pesados arrojaron más de 4.000 toneladas de bombas altamente explosivas junto con todo tipo de dispositivos incendiarios incluyendo bidones cargados con fósforo. Toda esa mezcla se lanzó con la intención de crear tormentas de fuego que consumieron el centro histórico de la “Florencia del Elba” y en las que no menos de 18.000 personas perecieron. Pero si Dresden se hizo desgraciadamente famosa y fue una catástrofe de proporciones espantosas, los bombardeos Hamburgo no lo fueron menos ya que se contabilizaron al menos 40.000 muertes. Peor aún, la campaña de bombardeos sobre Tokio iniciada el 24 de noviembre de 1944, se convirtió en el bombardeo no-nuclear mas destructivo de la historia. Las casas japonesas de madera fueron fácil presa de las bombas incendiarias extendiéndose los incendios por la ciudad sin posibilidad de ser extinguidos. Los estadounidenses lanzaron 42.700 toneladas de napalm sólo en en julio de 1945 y los bombardeos se prolongaron hasta el 10 de agosto provocando en total la muerte a 100.000 japoneses.

Gunter Grass denuncia los crímenes de guerra aliados

En el libro “A paso de cangrejo” de Gunter Grass, el escritor declaró: “Nunca deberíamos haber silenciado este sufrimiento solo por el hecho de que nuestra culpa era omnipresente y nuestros lamentos ocuparon todos estos años, mientras dejábamos que la ultra derecha se apropiara de esa realidad“. El escritor vino a recordar otros acontecimientos traumáticos que o bien han sido ignorados o no se les ha dado la relevancia que se merecen ya que fueron victimas alemanas civiles las que perecieron. Una de estas catástrofes en las que se centro Grass fue el hundimiento del trasatlántico alemán Wilhelm Gustloff en los últimos días de la guerra. El 30 de enero de 1945 este buque alemán transportaba cerca de 10.000 civiles, principalmente refugiados. Tras ser torpedeado por un submarino soviético, se hundió en apenas una hora falleciendo en él entre 8.800 y 9.300 personas. Tan sólo 3 meses después del hundimiento del Wilhelm Gustloff, un nuevo submarino soviético atacó y hundió en sólo 7 minutos al barco hospital alemán MS Goya lleno también de refugiados. Perecieron entre 6.100 y 7.000 personas.

La RAF ignorando (según la versión oficial) la presencia de los prisioneros en los buques, inició el ataque bombardeando y ametrallando los barcos. El Thielbek hizó una bandera blanca pero fue ignorada. La aviación continuó atacando los buques sin oposición e incluso se ametrallaba a aquellos que se habían lanzado a las gélidas aguas. Sólo 316 personas pudieron salvarse pero 7.500 prisioneros de 28 nacionalidades.

Días antes de finalizar la guerra, tres cargueros y el trasatlántico Cap Arcona fueron bombardeados por la Royal Air Force británica en la bahía de Lübeck (mar Báltico) el 3 de mayo de 1945 en la que ha sido una de las mayores catástrofes navales de toda la Historia, mayor incluso que la del Titanic. El Cap Arcona y los tres cargueros que le acompañaban no transportaban civiles alemanes sino prisioneros liberados procedentes de campos de concentración. Los alemanes ante el avance soviético y el cercano fin de la guerra, decidieron evacuar a miles de prisioneros del campo de concentración de Neuengamme tratando de eliminar todas las huellas para encerrarlos posteriormente en buques y hundirlos en alta mar. El Cap Arcona junto con los cargueros Thielbek, Athen y Deutschland cumplirían con tan macabro plan. Antes de que los submarinos alemanes dispararan sus torpedos contra los buques, cuatro escuadrones de cazabombarderos Typhoon se adelantaron a los planes alemanes. Previamente, un avión inglés había recibido fuego antiaéreo durante un vuelo de reconocimiento, procedente de tropas alemanas aún presentes en los buques. La RAF ignorando (según la versión oficial) la presencia de los prisioneros en los buques, inició el ataque bombardeando y ametrallando los barcos. El Thielbek hizó una bandera blanca pero fue ignorada. La aviación continuó atacando los buques sin oposición e incluso se ametrallaba a aquellos que se habían lanzado a las gélidas aguas. Sólo 316 personas pudieron salvarse pero 7.500 prisioneros de 28 nacionalidades (en su mayoría rusos y polacos de los campos de concentración) fueron masacrados durante 30 minutos de incursión aérea.

Hasta 1971 siguieron llegando a la costa restos humanos del Cap Arcona, “Rey del Atlántico Sur”, orgullo de la flota de trasatlánticos alemanes y buque de lujo de tres chimeneas. Según la versión dada por los británicos, el avión de reconocimiento que sobrevoló la bahía lo hacia a 10.000 pies por lo que no pudo distinguir a los prisioneros. También se esgrimió como pretexto la presencia de una flotilla militar alemana junto a los cuatro buques. En el año 2000, el historiador Wilhelm Lange reveló como los británicos eran conscientes de la existencia de estos buques prisión un día antes de los bombardeos, sin embargo esta información no se dio a conocer. El crimen de guerra del Cap Arcona es el culmen a muchas de las injustificadas e innecesarias atrocidades que perpetraron los aliados durante la Segunda Guerra Mundial y que no han sido estudiadas ni mucho menos divulgado de la misma forma a cómo se han estudiado las atrocidades alemanas.

Fuentes

  • La aventura de la historia. Año 5, nº 53. Arde Alemania. Los bombardeos aliados sobre la Alemania nazi al final de la guerra.
  • Le Monde Diplomatique. Un crimen silenciado. La tragedia del barco prisión Cap Arcona.
  • La casa de la guerra. El Pentágono manda. James Carroll
  • Documental. “El drama de Dresde (Das Drama von Dreden)”. Sebastian Dehnhardt. https://www.youtube.com/watch?v=gvxF3zq0jIQ

Anexo

  • El 1 de septiembre de 1939 el primer día de guerra en Europa el presidente Franklin Delano Roosevelt hizo un llamamiento urgente. Pidió a todos los combatientes que bajo ninguna circunstancia procedieran al bombardeo de poblaciones civiles desde el aire. Cuándo Hitler fue derrotado 6 años después, las bombas de los aliados habían matado a unos 800000 civiles.” [El Bombardeo de Alemania. https://www.youtube.com/watch?v=YtW7-JQBKQw].
  • La llegada masiva de los modelos de bombarderos británicos, coincidió con una nueva orientación. La presión principal se ejercería mediante bombardeos generalizados sobre ciudades alemanas y no en incursiones de precisión sobre la industria de guerra. El 75% de las bombas británicas caían en objetivos generalizados. Frederick Lindemann proporcionó en un informe a Winston Churchill, la base científica para esta política de bombardeo generalizado. Lindemann había establecido una relación directa entre la producción de guerra y el quebrantamiento del espíritu de los trabajadores como consecuencia de la destrucción de sus viviendas.  Lindemann calculaba que por cada tonelada de bombas lanzadas sobre una zona urbanizada, 200 trabajadores de la industria de guerra se quedaban sin techo. Con los nuevos bombarderos, el mando podría destruir un tercio de las casas de toda Alemania. La nueva directiva emitida en febrero de 1942, coincidió con la llegada al mando de un nuevo jefe, el mariscal del aire Sir Arthur Harris. Harris no era el responsable de la política de bombardeo generalizado pero estaba visceralmente a favor. Harris apodado, el “bombardero”, se convertiría en el ejecutor de la política de bombardeo generalizado. Decía de los alemanes, ‘han sembrado vientos y ahora recogerán tempestades’. En el otoño de 1943 ya se sentía seguro para para decir a Churchill, ‘podemos bombardear Berlín de cabo a rabo, nos costará 500 bombarderos, a Alemania le costará la guerra’. La decisión de bombardear Dresden, fue tomada por Churchill para demostrar a Stalin la determinación de los británicos de ayudar al Ejército Rojo”. Por ello, la afirmación de que los bombardeos estratégicos fueron la clave de la victoria nunca podrá demostrarse. 1944-45, los bombardeos británicos y americanos paralizaron la red de transportes alemana lo que a su vez paralizó la vida económica. Pero a pesar de las espantosas perdidas, 600000 civiles alemanes muertos, 10 veces más que la Batalla de Inglaterra, el espíritu alemán no se doblegó, tampoco había ocurrido en Londres en 1940. Menos de 5 meses después de las incursiones sobre Hamburgo, se había recuperado el 80% de la capacidad de producción anterior. La victoria en los cielos alemanes se logró a un costé muy alto. En 1944, los americanos perdieron casi 2500 bombarderos. A finales de la guerra, el mando de bombarderos había perdido 55.000 hombres, una cifra mayor a la de los oficiales británicos muertos en toda la Primera Guerra Mundial. La victoria se ha consiguió gracias a la despiadada presión tecnológica que los aliados pudieron infringir al enemigo pero también mediante la oculta guerra electrónica en la que el mando de bombarderos ganó el último asalto así como también gracias a la superioridad aérea establecida al final de la guerra por los P-51 Mustang. Sin cazas de escolta, la ofensiva combinada de bombarderos aliados no se hubiera podido mantener, permitieron que los bombarderos apresuraran el hundimiento de Alemania y el final de la guerra“.
    [El gran bombardeo sobre Alemania. BBC Secretos de la IIGM 14 de 15]
¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
2 Votos - Promedio: 3,00 de 5
Cargando…

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

3 Comentarios

  • Churchill ha sido el gran marrano de la segunda Guerra Mundial al igual que el judio Roostvelt,seres inmundos que planearon la eliminacion sistematica de Alemania, definitivamente Hitler cometio un gran error al dejar vivir a Inglaterra en 1940 cuando ya estaba practicamente vencida, ya que si las tropas alemanas hubieran invadido las Islas Britanicas no hubieran resistido mucho,debido a que estaban en inferioridad,tecnologica,belica y de todo tipo,malditos ingleses cerdo al igual que los AMERICANOS!!

  • Es dificil que en una guerra larga, ningún bando cruce la línea de acciones bélicas “legítimas” y se pase al terreno de los crímenes de guerra.
    En la segunda guerra mundial, absolutamente todos los bandos cometieron en algún caso crímenes de guerra, pero la verdad sea dicha, el volumen de dichos crímenes es mayor del lado alemán y soviético que de las potencias occidentales.
    Stalin y Hitler daban la espalda a los sufrimientos de sus pueblos y por supuesto nunca mostraron tampoco piedad con sus enemigos. Solo de ese modo se puede explicar que entre ambas potencias murieran más de 25 millones de personas.

  • Toda persona con un arma en la mano puede llegar a cometer un abuso, lamentablemente los medios de comunicación dominados por la economía americana difunden sólo propaganda anti nazi, pero no hacen referencia acerca de las atrocidades cometidas por los yanquis en Vietnam, Hiroshima, Irak, o los golpes de estado financiados por EUA en América latina con motivos políticos nacientes de la guerra fría, ahí tenemos a Pinochet que se llenó los bolsillos con US$ matando chilenos, guardados en EEUU (banco riggs) y abogados financiados por EUA. Los medios no son imparciales, Hitler es tan asesino como Stalin, Rosevelt, El chancho Churchil y otros cochinos con poder. No somos nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *