Artículos

Guerra de los Boers (Sudáfrica). Los primeros campos de concentración (1902)

Comentarios: 9
Lizzie van Zyl. Bloemfontein

Introducción

El término campo de concentración aparece por primera vez como concepto histórico en los procesos de Nuremberg tras la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces, siempre que se ha utilizado ha estado vinculado al Holocausto judío y al régimen nacional - socialista. No obstante, existe un consenso entre los historiadores en que el primer ejemplo de creación de un sistema de campos de concentración altamente complejo y centralizado, surgió como reacción del imperio británico ante la incapacidad de obtener una victoria mediante una campaña militar durante las guerras de anglo - bóeres (1877 - 1902).

La reconversión de los campos de refugiados en prisiones fue un cambio en la política de la campaña ideada por Horatio Herbert Kitchener, consistente en aislar a las guerrillas y a las tropas irregulares bóeres de la ayuda y recursos que les proporcionaban los granjeros.

Los bóeres rechazaron durante años a los británicos infligiéndoles sucesivas derrotas y consiguiendo mantenerse independientes hasta que los ilimitados medios imperiales terminaron finalmente por decantar la balanza del lado de la Union Jack. Originalmente, los campos fueron concebidos para acoger a los refugiados cuyas granjas habían sido destruidas, con todo, lo que aceleró la creación de nuevos campos y la reconversión de los mismos en prisiones fue un cambio en la política de la campaña ideada por Horatio Herbert Kitchener consistente en aislar a las guerrillas y tropas irregulares bóeres de los colonos afrikáner, privándoles de esta forma de la ayuda y recursos vitales que les proporcionaban los granjeros.

Para seguir leyendo, hazte Premium
¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Comprar este artículo

La compra de este artículo permite el acceso a su lectura para siempre.

Puedes pagar con PayPal sin tener cuenta

Álvaro Peredo

Creador de Piratas y Emperadores en 2003 por puro interés en aprender y conocer mejor la historia y la geopolítica. Ingeniero informático desde 2001, fundador de la agencia Galerna Estudio. Desde siempre aficionado a las ciencias y en especial a la astronomía. Seguidor de la máxima de Carl Sagan, “Afirmaciones extraordinarias, exigen pruebas extraordinarias”

9 Comments

  1. Alex

    Vamos, los campos de concentración, o la «reconcentración» es una invención española, concretamente de Valeriano Weyler en la guerra de Cuba. ¿Cuando España va afrontar su pasado -y presente- ultranacionalista? Porque de eso trata el «nacionalismo bansl» o el tan socorrido «los nacionalistas son los otros»…

  2. Menes

    Estoy de acuerdo. El que no se califique la política de Weyler como de «campos de concentración», es un tecnicismo y una labor que no ha de estar marcada por prejuicios ideológicos o con la necesidad de adaptar lo que pensamos que es o no es una nación con las pruebas y fuentes existentes.

    En definitiva, llamarlo «reconcentración» no es lo mismo que llamarlo «campos de concentración», lo cual no significa minimizar el papel de España en las atrocidades cometidas pero si significa distorsionar los hechos aunque no se vea o importe la diferencia.

    Por cierto Alex, me parece surrealista que taches de «ultranacionalista» a España a día de hoy, será muchas cosas pero «ultranacionalista». Según ese criterio , como tendríamos que calificar hoy a Rusia, EEUU o a Turquia…. ¿¿??

  3. Mr.Black

    La reconcentracion de Valeriano Weyler fue peor que los campos britanicos y alemanes, ya que estos si bien poca le daban alguna comida y atencion sanitaria, Weyler solo obligo a las familias a mudarse, reconcentrarse, en los poblados fortificados , impidiendoles sembrar, como reconocio el sustituto del marques, el General Blanco.No existen estadisticas confiables, solo por la diferencia entre los censos se calcula que entre 300 o 400 mil cubanos murieron de hambre y enfermedad.
    La reconcentracion abarco toda la isla de Cuba, ya que mi familia en Camaguey fue reconcentrada.Hay que reconocer la labor de la Cruz Roja americana y la ayuda de las familias españolas de buen corazon que aliviaron la situacion, incluyendo militares españoles que repartian parte de su escaso rancho con los infelices recorcentrados, asi como los atropellos y crimenes contra ancianos ,mujeres y niños que cometian las guerrillas de malos cubanos al servicio de España

  4. levantino

    De nuevo, alabo su excelente trabajo de divulgación histórica y debate y por lo que veo me parece que maneja la información con rigurosidad, imparcialidad y lenguaje accesible para toda persona medianamente educada. Es cierto que el antecedente más remoto de estos infames campos lo debemos a los colonialistas españoles en Cuba, pero sin lugar a dudas fueron los ingleses quienes me refinaron y extendieron la letalidad de esta técnica militar de control social y exterminio. Efectivamente Hitler y los nazis alabaron las tecnología mortífera de los imperialistas británicos como su modelo preferido de dominio de las «razas inferiores» y ejemplo a seguir para aplastar efectivamente a los rebeldes.

    Lean sobre Richard Meinhertzhagen y Winston Churchill y no se extrañarán de los crímenes de la II Guerra Mundial, los hipócritas anglosajones fueron los precursores los nazis sus epígonos. De hecho, los sionistas tomaron nota de ello y lo aplicaron después en la conquista de Palestina de 1948.

  5. Mauricio Lorca

    Bueno, el punto de vista del pirata estuvo un poco perdido en este artículo. Claramente los boers fueron invadidos en forma permanente por la corona británica a medida que avanzaban en el interior del continente africano. De ahí su reacción y sucesivas guerras.

    • Álvaro Peredo

      No se entiende muy bien cual es el argumento de fondo.
      Claro que los ‘boers’ fueron invadidos (¿hay algún sitio donde no se indique este extremo?) pero los boers vencieron militarmente de forma sucesiva al imperio británico, de hecho los británicos les concedieron la autonomía en el Transvaal en las primeras fases de la guerra por lo que, no hubo una «invasión permanente» (si te refieres por tal, a una ocupación), pues los británicos fueron expulsados de muchas regiones que controlaban los ‘boers’ y así lo hicieron durante mucho tiempo.
      Mark Twain relató las sucesivas incompetencias de los mandos militares británicos y cómo los boers, perfectos conocedores del terreno, supieron aprovecharlo en su beneficio durante muchos años.
      Solo el cambio de políticas de Kitchener y el control de los civiles boers en campos, las campañas de tierra quemada y la estructura defensiva británica al estilo de la de César en Alesia, permitió a los ingleses terminar ganando la guerra no sin antes haber invertido enormes esfuerzos. El fondo del artículo es ese, la campaña de campos de concentración fue una de las claves para la derrota ‘boer’
      En este sentido, ¿en qué se encontraría perdido el «pirata»?.

  6. Josean

    Los primeros campos de concentración fueron en Cuba. De hecho en Suráfrica los británicos instauraron la mima política que emplearon los españoles en Cuba para luchar contra las guerrillas. En Cuba estuvo como observador junto a las tropas españolas el joven Winston Churchill, que luego sugeriría, con éxito, el empleo de los campos de concentración para la población civil para aislar a los guerrilleros boer. De esta forma los británicos ganaron la guerra a cambio de masacrar de hambre a miles de mujeres y niños boers. Pero aprendieron de los españoles en Cuba.

    • Álvaro Peredo

      Los primeros campos de concentración organizados y que se pueden calificar como tal, fueron los creados por el imperio británico, campos que luego fueron la referencia para los campos de concentración nazis como así reconocieron importante figuran del régimen nacional – socialista.

      España siguió en Cuba una estrategia más parecida a la que EEUU implementó en Vietnam conocida como «aldeas estratégicas». El fin era sustraer a la población local de las guerrillas y evitar que estas poblaciones colaboraran con los guerrilleros, no como se sugiere a menudo que se implementó como un plan para «exterminar» a la población. Esto no tiene ningún sentido y tampoco viene avalado por documentos que así lo demuestren, sobre todo teniendo en cuenta el nivel de burocracia de la España de finales del siglo XIX.

      No se pretende ni disculpar ni minimizar las tácticas españolas en Cuba, pero sí es necesario definir con exactitud los hechos y no dejarse llevar por la ideología o intereses políticos. Afirmar que España llevó a cabo un «genocidio» en Cuba de la mano de Valeriano Weyler, no es sino una nueva vuelta de tuerca a la Leyenda Negra moderna.

  7. Esteban

    Me acabo de enterar de esto gracias a la serie Years and Years, y me confirma la máxima que dice, la historia la escriben los vencedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Comparte este artículo