Reportajes

Uranio empobrecido (DU), un arma de destrucción masiva legal y silenciosa (1943)

Comentarios: 1
A-10 Warthog

Un arma de destrucción masiva legal

Una de las consecuencias que más dolorosamente ha afectado y esta afectando a las poblaciones que han sufrido las intervenciones militares de Afganistán, Iraq, Kosovo o Serbia entre otras, es sin duda la del uranio empobrecido. El uranio empobrecido o DU procede de los desechos radioactivos del combustible nuclear utilizado en las centrales nucleares y es un componente perfecto para ser utilizado en las municiones debido a que su gran densidad permite atravesar los blindajes más resistentes “como una cuchilla corta la mantequilla”. El uso del DU es además la forma más barata de deshacerse de tales residuos.

El uranio empobrecido fue propuesto como armamento en el proyecto Manhattan (bomba atómica estadounidense). Hay un memorando fechado el 30 de octubre de 1943 dirigido al general Lesley Groves, director del proyecto. En 1943, cuando ellos lo propusieron por primera vez, no sabían si las bombas atómicas que iban a tirar dos años después en Japón funcionarían. Esa fue la primera vez que se les ocurrió utilizar basura nuclear radioactiva. Aunque no fue hasta 1974 cuando empiezan a fabricarlas y a hacer pruebas. Hoy 29 países tienen armas con uranio empobrecido en sus arsenales militares. Cuando has estado expuesto a radiación, el daño que sufre tu ADN, pasa a través de 40.000 generaciones, así que el daño causado por la radiación es para siempre “ [1]

El uranio empobrecido o DU procede de los desechos radioactivos del combustible nuclear utilizado en las centrales nucleares. Es perfecto para ser utilizado en las municiones debido a su gran densidad. El uso del DU supone una forma muy barata de deshacerse de tales residuos.

Uno de los hechos más inquietantes que plantea el uranio empobrecido es que cuando impacta una munición de este tipo, el uranio contenido en el cartucho se desintegra en fragmentos microscópicos y submicroscopicos contaminando el entorno o quedando suspendido en el aire y pudiendo ser transportado por el viento a grandes distancias. Estas partículas pueden introducirse en el organismo humano a través del aparato respiratorio y adherirse a los órganos internos del cuerpo provocando todo tipo de cánceres, intensos dolores de cabeza, musculares y abdominales, vértigo, problemas respiratorios, enfermedades cardiovasculares, tumores cerebrales, invalidez, malformaciones genéticas e incluso puede provocar la muerte.

Para seguir leyendo, hazte Premium
¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Suscripción anual

Accede a todos nuestros artículos (nuevos y antiguos) por tan solo 9,90€ al mes.

Puedes pagar con PayPal sin tener cuenta

Comprar este artículo

La compra de este artículo permite el acceso a su lectura para siempre.

Puedes pagar con PayPal sin tener cuenta

Álvaro Peredo

Creador de Piratas y Emperadores en 2003 por puro interés en aprender y conocer mejor la Historia y la actualidad / geopolítica. Ingeniero informático desde 2001, fundador de la agencia Galerna Estudio. Desde siempre aficionado a las ciencias y en especial a la astronomía. Seguidor de la máxima de Carl Sagan, “Afirmaciones extraordinarias, exigen pruebas extraordinarias”

1 Comentario

  1. alejo

    ups pues somos unicamente nosotros los seres humanos.. los unicos responsables de la destruccion de nuestro planeta .y pensar que somos los mas rasonables de todos los seres vivos .Pues entonces como esplicar esto. Dios mio estamos serca del fin del mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
error: Contenido protegido

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Comparte este artículo