Corea del Norte. Causas inconfensables del programa nuclear de Pyongyang (1994)

/ Lecturas: 2255 / Etiquetas: , , ,
Orígenes de la amenaza nuclear de Corea del Norte

Introducción

Corea del Norte es un país surgido de la división territorial de la península de Corea tras la derrota de las tropas japonesas en la Segunda Guerra Mundial. Peón de los intereses de Moscú y Pekín durante la Guerra Fría en contraposición a los intereses estadounidenses en Corea del Sur, Corea del Norte bien podría representar perfectamente el mundo descrito por George Orwell en su célebre novela ‘1984’.

Pero al margen de las consideraciones convencionales sobre sus peculiaridades sociales y políticas, la extrema represión interna y la alienación de su población, es importante resaltar el por qué fundamental que hace que la “amenaza nuclear” de Corea de Norte sea uno de los principales motivos de inquietud en el panorama político internacional.

Orígenes del programa nuclear de Pyongyang

La historia es la siguiente. En 1994, la Administración Clinton descubre que el régimen norcoreano está comenzando a producir plutonio a través de un arcaico reactor nuclear ruso cuya finalidad era exclusivamente para uso civil y generación de energía eléctrica. Se produjo entonces una “crisis” con la cual, se extendió la falsa idea de que con sólo este paso, los norcoreanos ya iban a ser capaces de producir y tener la capacidad de lanzar armas nucleares en un breve periodo de tiempo.

No obstante, la “crisis” sorprendentemente se solucionó ese mismo año gracias al conocido como “Marco Acordado” (22 Octubre, 1994) [1], un tratado mediante el cual Pyongyang se comprometía a deshacerse de su destartalado reactor soviético así como a permitir inspecciones de la OIEA (Organismo Internacional de Energía Atómica). A cambio, EEUU y sus aliados, acordaban con Pyongyang construir dos nuevos reactores con tecnología surcoreana que no produjeran material de fisión y cuyo combustible por lo tanto, no pudiera ser utilizado en el desarrollo de armas atómicas. También se comprometieron a establecer relaciones económicas y diplomáticas con Corea del Norte así como a suministrar el combustible que reemplazara la energía que iba a dejar de ser suministrada tras el cierre del reactor ruso ya que Corea del Norte no dispone de fuentes de energía alternativas de ningún tipo.

La responsabilidad de la Administración Clinton

Pasaron entonces tres años durante los cuales la Administración Clinton incumplió de forma reiterada puntos fundamentales del acuerdo argumentando haber descubierto otro programa secreto para el desarrollo de una bomba atómica de uranio en vez de la de plutonio original. Pero las pruebas no se concretaron aunque si se mantuvo y amplió los incumplimientos de Washington durante tres años mientras Pyongyang había cumplido su parte.

Ciertos analistas destacaron que la brusca ruptura de Washington con el “marco acordado” tiene otros motivos inconfesables como tratar de llevar al militarizado régimen a una situación de colapso interno tras privarlo de su única y principal fuente de energía. Si bien la maquinaria militar norcoreana consiguió mantenerse a duras penas en pie, la hambruna que venía padeciendo el ya sufrido pueblo norcoreano, se agravó considerablemente provocando la muerte por inanición de quien sabe cuántos, ¿miles, decenas de miles de personas?…[2] No existe consenso pero las cifras más bajas hablan de varias decenas de miles de personas.

Pyongyang sacó como conclusión que la única forma de hacerse “respetar” en la mesa de negociaciones, era la de disponer en el futuro de armas nucleares. Fue entonces, cuando Corea del Norte inició su programa nuclear con fines militares, un programa que por cierto, no podría haber llevado adelante sin la ayuda de China, su principal aliado.

Fuentes

Anexo

  • En 1994, los dirigentes mundiales firmaron el Marco Acordado con Corea del Norte (yo participé en aquel proceso como ministro de Asuntos Exteriores de Australia), pero no nos apresuramos a construir los reactores nucleares y entregar el hidrocarburo pesado prometido, en parte por una creencia generalizada en que el desplome del régimen era inminente”. [Gareth Evans, Ministro de Exteriores de Australia y Presidente Emérito del Grupo Internacional de Crisis]
¿TE GUSTA EL ARTÍCULO?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
0 Votos - Promedio: 0,00 de 5
Cargando…

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *