Reportajes

El holocausto desconocido. La invasión y ocupación japonesa de China y el Sudeste Asiático (1931 - 1945)

Comentarios: 0
Holocausto desconocido. Imperialismo japonés en Asia oriental

Introducción

Los crímenes y atrocidades perpetrados por el Ejército Imperial Japonés durante la ocupación de China, Filipinas, Nueva Guinea, Birmania y otros países del Sudeste Asiático entre 1931 y 1945, superaron en no pocas veces los peores crímenes cometidos por los nazis (incluyendo los peores cometidos en el frente oriental). Tales crímenes apenas son conocidos o no han sido divulgados de una forma acorde a su colosal magnitud e importancia.

No sería exagerado afirmar, que son probablemente los peores crímenes cometidos contra población civil de todo el siglo XX, e incluso algunos podrían forman parte de los peores de toda la Historia, como es el caso Nanjing y sus 150.000 muertos según las estimaciones más bajas. Por ejemplo, durante la toma de la ciudad, una práctica que se dio a menudo entre los japoneses y fue descrita por supervivientes, era la de abrirel estómago de mujeres embarazadas para clavarles la bayoneta a los fetos” [3].

No sería exagerado afirmar, que son probablemente los peores crímenes cometidos contra población civil de todo el siglo XX, e incluso algunos podrían forman parte de los peores de toda la Historia. George Weller describió la invasión y ocupación japonesa como “años de tortura indescriptibles para el mundo civilizado”.

El sadismo y la crueldad japonesa durante aquellos interminables 14 años, bien podría equipararse a la de asirios, aztecas, vikingos o mongoles, si es que una comparación así fuese posible. Si muchos oficiales de la Wehrmacht quedaron impactados por la espeluznante brutalidad de la muy católica ustacha croata [1], muchos ustachi bien podrían haberse quedado helados ante algunos de los métodos empleados por soldados japoneses o por el Kenpeitai. George Weller describió la invasión y ocupación japonesa como “años de tortura indescriptibles para el mundo civilizado”. [4]. Este reportaje es una breve síntesis de un holocausto desconocido en una era de información masiva.

Un conjunto de atrocidades (casi) sin parangón

Los asesinatos en masa de Nanjing (diciembre de 1937), el canibalismo de los soldados japoneses, las torturas salvajes como castigos contra la población o en interrogatorios, la red de casas de "mujeres confort" en los países ocupados, los enterramientos en vida de chinos capturados, los experimentos con humanos del teniente general Shiro Ishii que dejarían a Joseph Mengele como un mero aficionado con escrúpulos, las inmolaciones de Iwo Jima y Okinawa en las que se utilizaron a mujeres y niños en oleadas humanas contra tropas estadounidenses, las condiciones de vida en los campos de prisioneros, las marchas de la muerte, el uso masivo de mano obra de esclava, las hambrunas provocadas, la liberación de ratas infestadas con pulgas que portaban patógenos modificados y más resistentes de peste bubónica en China, o las "prácticas" de bayoneta con prisioneros, son solo un pequeño resumen de los algunos de los comportamientos más inhumanos que recuerda la Historia [2].

Asesinatos en masa

Tras la captura de Nanjing (capital de China por entonces) en diciembre de 1937, las tropas japonesas "se soltaron como las hordas de Genghis Khan", escribió el historiador británico Edward Russell. Los soldados imperiales avanzaban por las calles arrasando y asesinando a cualquiera que se cruzara en su camino. Los cálculos más moderados establecen en más de 150,000 los muertos. Russel calculó en 200,000 los muertos, mientras que estimaciones posteriores como la de Iris Chang en su libro La Violación de Nankín, sitúa la cifra en más de 300.000.

En diciembre de 2007, el gobierno estadounidense reveló una serie de documentos que hasta entonces seguían clasificados. Parte de los documentos recogen las declaraciones del embajador de EEUU en Berlín, en las que afirmaba haber escuchado al embajador japonés en Alemania, alardear sobre los 500.00 chinos asesinados por el ejército en su avance desde Shanghai a Nanjing [37].

Estimaciones más recientes sobre el ataque y ocupación de Nanjing, elevan la cifra de muertos a más de 300,000. Documentos estadounidenses desclasificados en 2007, elevarían la cifra a 500.000 incluyendo Shanghai y otras ciudades de paso como Suzhou, Jiaxing, Hangzhou, Shaoxing, Wuxi and Changzhou.

El salvajismo fue tal, que horrorizó incluso al personal de la delegación diplomática de la Alemania nazi en China, describiendo la situación como las "atrocidades y actos criminales de todo un ejército", un ejército al que calificaron también de "maquinaria bestial". El historiador australiano Gavan McCormack calificó la ocupación de China, como "un paisaje de incontables aldeas incendiadas", "hornos reductores de personas" ('renjiro') e incontables fosas comunes para "diez mil personas" (bajinkō). [G] [E]

Para seguir leyendo, hazte Premium
¿Ya eres Premium? Inicia sesión

Suscripción anual

Accede a todos nuestros artículos (nuevos y antiguos) por tan solo 9,90€ al mes.

Comprar este artículo

La compra de este artículo permite el acceso a su lectura para siempre.

Álvaro Peredo

Creador del blog Piratas y Emperadores en 2003 por puro interés en aprender y conocer mejor la historia, especialmente sus matices y detalles. Ingeniero informático desde 2001, fundador de la agencia Galerna Estudio. Desde siempre aficionado a las ciencias y en especial a la astronomía. Seguidor de la máxima de Carl Sagan, “Afirmaciones extraordinarias, exigen pruebas extraordinarias”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via
error: Contenido protegido

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Boletín de novedades

Suscríbete y recibe en tu correo los nuevos contenidos.

Gracias por suscribirse.

Algo salió mal.

Comparte este artículo