Cómo financió Gulf Oil la revolución marxista en Angola con petrodólares (1980)

/ Lecturas: 1242 / Etiquetas: , , , , , , , , , ,
Gulf oil en Angola

Introducción. Angola, década de 1980

A mediados de la década de los 80, Angola estaba inmersa en una brutal guerra civil, una guerra que se extendería durante 30 años y sumiría hasta nuestros días al país en una división política producto de la Guerra Fría. En Angola como en tantas otras regiones del mundo, la lucha por el poder era disputada por el partido gobernante (de orientación marxista – leninista), el MPLA (Movimiento para la Liberación de Angola) de Agostinho Neto y los anticomunistas del FNLA de Holden Roberto y la UNITA de Jonas Savimbi. Roberto y Savimbi habían sido apoyados por Estados Unidos y otros Estados desde los años 50 en contra del poder colonial portugués a través del primer movimiento pro independencia, la UPA (Unión de los Pueblos de Angola [1]).

En el contexto de lucha antiimperialista, de revolución marxista y sobre todo, de guerra civil en Angola, hombres de negocios estadounidenses se reúnen con miembros del MPLA para revisar un tratado comercial que apenas había cambiado desde 1976 y por el cual, los comunistas angoleños vendían petróleo del rico exclave de Cabinda [2] a una de las mayores multinacionales petroleras estadounidenses, la Gulf Oil [3]. El acuerdo era claramente una contradicción en la ortodoxia no sólo ideológica en lo que se refiere a la dicotomía “comunismo” y “capitalismo” de la Guerra Fría, sino también una contradicción entre las aspiraciones geopolíticas de los distintos actores involucrados en la guerra civil angoleña. Un influyente sector del establishment político estadounidense estaba financiando de forma consciente no sólo la revolución marxista en Angola con petrodólares contra los mismos grupos rebeldes que la Casa Blanca y la CIA apoyaban, sino que también iba en contra de los intereses de sus aliados regionales sudafricanos en la región que veían en Angola una grave amenaza a su seguridad ya que el MPLA también apoyaba a los rebeldes de la SWAPO de Namibia y desde esta a su vez se apoyaba al CNA de sudafricano.

“Las plataformas y pozos petrolíferos de Cabinda los explotaba una compañía estadounidense, Gulf. En ese momento se daba una paradoja histórica increíble, las instalaciones de la Gulf Oil las protegían tropas cubanas comunistas. Por tanto, esto planteaba un problema moral o político para los estadounidenses”.
[Jean Christophe Mitterrand. Consejero presidencial para Asuntos Africanos de Francia] [4]

Esta estrecha colaboración encubierta entre “capitalistas” y “comunistas” en Angola para explotar los valiosos recursos naturales de Cabinda, así como para importar al país tecnología civil y militar occidental, resulta a priori chocante sobre todo en el marco de la Guerra Fría pero en realidad, podría no serlo tanto. Destacados autores han planteado la interesante tesis de que a lo largo del siglo XX, diversos gobiernos y banqueros occidentales, ayudaron de forma encubierta o favorecieron de forma indirecta (por espionaje por ejemplo, véase el vasto Programa Venona) tanto la formación de la URSS como la transferencia de tecnología occidental a la industria soviética [5].

La CIA y el Pentágono en Angola. Visiones diferentes de los intereses estadounidenses

A mediados de los 80, la CIA y el Pentágono apoyaban a grupos ideológicos antagónicos en Angola. Mientras la CIA financiaba y entrenaba a la UNITA de Savimbi a cambio de sus diamantes, el Pentágono hacía su propio juego con los petrodólares de las 7 Hermanas destinados al gobierno marxista del MPLA de Agostinho Neto. La Casa Blanca oficialmente estaba cercana a la UNITA pero era perfectamente consciente del doble juego.

El MPLA se había declarado marxista-leninista en 1977 y lo seguiría siendo hasta 1990, fecha en que renunció a esta ideología. Dos años después, en 1979, el presidente angoleño Agostinho Neto nacionalizó la industria petrolera respetando los contratos existentes con la Gulf Oil de Rockefeller. El MPLA, apoyado militarmente por los cubanos y la SWAPO financió su esfuerza de guerra y la propia revolución gracias a los ingresos derivados por la venta de petróleo a Gulf Oil que además poseía en propiedad diversas instalaciones y refinerías en Cabinda, operando dentro de la empresa Sonagol (de la que el MPLA poseía una participación del 51 por ciento), bajo el nombre de Cabinda Gulf. Durante esta época, los Estados Unidos fueron el socio comercial más importante de la Angola marxista, llegando a alcanzarse un volumen de exportaciones del 53% hacia el Tío Sam. Bancos estadounidenses proporcionaron la práctica totalidad de la financiación para Sonagol, bancos entre los cuales se encontraban Morgan Guaranty, Bankers Trust, Citibank, Chase Manhattan y Manufacturers Hanover que en su conjunto, prestaron a Sonangol más de 200 millones de dólares de la época [6].

Gulf Oil no era la única petrolera occidental que hizo negocios en Angola durante la guerra civil aunque sí la que tuvo mayor protagonismo y volumen de intercambios comerciales. En el norte del país, en Soyo, un campamento cercano a la desembocadura del río Zaire, Elf Aquitaine, la petrolera estatal francesa, se encontraba presente así como AGIP, la petrolera estatal italiana junto con Texaco, Mobil, Petrofina y Union Texas Petroleum, todas ellas perforando también en consorcio con Sonangol. En total, unas 17 compañías petroleras se radicaron en Angola y explotaron los recursos petroleros del exclave de Cabinda.

A las empresas petroleras occidentales le siguieron otras compañías del complejo militar – industrial estadounidense como Boeing o General Electric. Los angoleños compraron cinco aviones 737 de Boeing y utilizaron estos para trasladar a 52 técnicos estadounidense al país con la misión de instalar sistemas de radar para uso tanto civil como militar así como para trabajar en las refinerías [7]. El MPLA prefirió comprar aviones estadounidenses Boeing en vez de los aviones soviéticos Aeroflot soviéticos como habría sido “ideológicamente” también más comprensible. La cooperación entre “capitalistas” y “comunistas” funcionaba y prueba de ello es que el propio David Rockefeller tras una gira por África del Sur, dio una serie de conferencias de prensa en las que destacó la cooperación amistosa entre el régimen marxista y sus socios europeos y estadounidenses.

Angola dependía totalmente de los ingresos y las divisas derivadas del comercio de petróleo, ingresos que suponían más de $200 millones de dólares, o el 89% de su producto interior bruto. Una parte significativa de estos ingresos eran destinados a pagar a los 35.000 soldados cubanos presentes en el país que además de desarrollar apoyo militar, estaban a cargo de la protección de las instalaciones de Gulf Oil. Mientras tanto, la propia Cabinda apenas se benefició de los ingresos del petróleo, siendo una de las regiones mas pobres de Angola ya por entonces. Actualmente, sigue siendo una de las regiones mas desfavorecidas atravesando por periodos inestables al mantenerse una regular actividad guerrillera de grupos cabindeses favorables a la independencia.

Ayudando a los enemigos oficiales en aras de la descolonización y la “democracia”

Tras la SGM, EEUU adoptó una estrategia bastante ambigua pero decidida a liquidar la presencia europea en sus colonias históricas. Esta estrategia estaba en buena parte encaminada a construir una imagen propagandística de EEUU en el mundo como paladín de la democracia y la descolonización. La forma de implementar este plan no oficial era lógicame3nte interviniendo políticamente en las nuevas naciones del Tercer Mundo a medida que surgían o se independizaban con el objetivo final de establecer su influencia en ellas y contener o eliminar cualquier tipo de influencia comunista. Finalmente estas naciones se integrarían en organizaciones de defensa regionales que defenderían los intereses de EEUU en sus “esferas de influencia” a modo de una estructura militar y económica mundial, un verdadero imperio.

Antes de la salida de Portugal de Angola y de su independencia, EEUU apoyó a la oposición angoleña contra los portugueses. La transcripción desclasificada de una conversación entre John Fitzgerald Kennedy y su secretario de Estado, Dean Acheron el 2 de abril de 1962, así lo prueba. En la conversación, Acheson explica a Kennedy como EEUU antes incluso de su llegada a la presidencia estaba “financiando a los enemigos del actual gobierno colono, pero no pueden probarlo (…) mientras el mando quede en manos moderadas y controladas, mejor” [8]. Acheson en realidad siempre se había declarado partidario de apoyar a los países colonialistas europeos en contraposición con la visión del Pentágono o la CIA por ejemplo, dos de los grandes poderes en la sombra cuyos intereses a menudo pueden parecer y a menudo son inescrutables. En el caso de Portugal, Salazar argüía que como miembro de la OTAN, EEUU tenía la obligación de apoyarlo en sus luchas coloniales pero la realidad era mucho más ambivalente como lo prueba el hecho de que el 15 de Marzo de 1961, EEUU votó a favor de una resolución del Consejo de Seguridad promovida por Liberia en la que se pedía una investigación de la ONU sobre la violencia Angola ejercida por el gobierno colono portugués.

El 20 de abril, EEUU votó de nuevo a favor de una resolución que exigía a Portugal la independencia de Angola algo que enfureció de nuevo a Salazar que afirmó que el apoyo estadounidense a estas resoluciones fomentaba una “revolución comunista”. La decisión de EEUU generó poco después protestas antiestadounidenses ante la embajada de Estados Unidos en Lisboa [9]. Por lo tanto, lo que en principio debería ser considerado como algo “lógico” en el marco del enfrentamiento entre bloques ideológicos opuestos, pudo ser como muestra el caso angoleño, una de tantas oportunidades que EEUU utilizó a su favor para extender su influencia política y económica en el mundo alimentando al mismo tiempo al “complejo militar – industrial”.

Una de las conclusiones que se podría extraer del caso angoleño durante la Guerra Fría, es que a lo largo del siglo XX y hasta la caída de la URSS, se han dado en no pocas ocasiones relaciones entre “comunistas” y “capitalistas” en las que ambos han colaborado activamente por intereses geopolíticos mutuos dejando a un lado su ortodoxia política. No obstante y a pesar de todas las ambigüedades y el doble juego, de Angola emergió un gobierno marxista – leninista con la ayuda de de una parte del establishment político estadounidense y parte del complejo militar – industrial, una opción que aunque contradictoria en el plano de la Guerra Fría, fue considerada preferible a los intereses geopolíticos de Washington a largo plazo.

El caso de la Angola marxista y las relaciones que mantuvo con Estados e intereses ideológicamente antagónicos demuestra como en no pocas ocasiones, los intereses geopolíticos de las superpotencias han estado muy por encima de la propaganda oficial y la dicotomía entre “capitalismo” y “comunismo”, un convincente disfraz que sirvió a los establishment de los respectivos bloques para justificar intervenciones e injerencias en los países del Tercer Mundo.

Fuentes

  • [1] União das Populações de Angola. Era un grupo político de tipo regionalista en el que la etnia kongo era mayoritaria. La UPA había sido fundada por Holden Roberto en 1956 y su objetivo era obtener la independencia de Portugal. El UPA era uno de los movimientos políticos que inició la lucha por la independía de Angola y el mismo en que militaron tanto Holden Roberto como Jonas Savimbi. El MPLA por su parte surgió de diversas fusiones entre pequeños partidos comunistas angoleños que comenzaron en diciembre de 1956 y que junto con otros grupos como el Movimiento por la Independencia Nacional de Angola (MINA) y el Frente Democrático para la Liberación de Angola (FDLA), adoptaron finalmente las siglas MPLA (Movimiento Popular de Liberación de Angola) siendo su presidente el médico Agostinho Neto. La UPA protagonizó un levantamiento en marzo de 1961 contra la dominación portuguesa con un resultado de 2.000 europeos y 6.000 africanos pro colonialistas muertos. La reacción militar portuguesa aplastó el levantamiento. En 1966, Jonás Savimbi, abandonó la UPA para fundar la UNITA. La independencia llegó a Angola tras la Revolución de los Claveles contra la dictadura portuguesa el 25 de abril de 1974 que terminó siendo liquidada. En 1975 y tras una serie de negociaciones entre el gobierno portugués y los tres movimientos principales de la guerrilla (MPLA, FNLA y la UNITA), se dio comienzo a un período de transición para la salida portuguesa de Angola pero tras los Acuerdos de Alvor, en enero de 1975, los tres principales movimiento se enzarzaron en una brutal guerra civil.
  • [2] El exclave de Cabinda, es una región separada de Angola que se encuentra dentro de la República Democrática del Congo. El Tratado de Simulambuco de 1885 entre el Rey de Portugal y los príncipes de Cabinda, originó el conocido como Protectorado de Cabinda de forma independiente a la propia Angola, reservando a los príncipes locales determinados derechos. La región fue conocida inicialmente como Congo Portugués. En la Conferencia de Berlín de ese mismo año de 1885, Portugal cedió a Bélgica la desembocadura del río Congo para que el Estado Libre del Congo tuviese una salida al mar. A cambio, Portugal recibió territorios en el interior de Angola. Casi 100 años después, en 1975, el Tratado de Alvor reintegró Cabinda en Angola aunque con el rechazo de de diversos movimiento políticos de Cabinda. El Frente para la Liberación del Enclave de Cabinda era la mayor de las organizaciones secesionistas del exclave y participó en la guerra civil angoleña luchando contra el MPLA mientras recibía apoyo de la UNITA y el gobierno de Sudáfrica. Cabinda era por entonces (y es) una de las regiones más ricas de Angola. Posee una gran industria maderera y se produce café, coco, látex y aceite de palma. Pero el recurso con diferencia más destacado que posee Cabinda es el petróleo con una producción de cerca de 900.000 barriles diarios.
  • [3] Jean Christophe Mitterrand. Consejero presidencial para Asuntos Africanos. Documental Plot for peace. Carlos Agulló, Mandy Jacobson.
  • [4] Gulf Oil era una de las celebérrimas ‘Siete hermanas’, una de las 7 compañías que monopolizaban el negocio del petróleo en los 80. Gulf había sido el resultado del desmembramiento de la Standard Oil de John D. Rockefeller llevado a cabo por el gobierno de los Estados Unidos mediante las leyes antimonopolio de principios del siglo XX. Tras la división de la Standard Oil de Nelson Rockefeller, se formaron tres nuevas compañías estadounidenses que junto con otras 4 compañías del resto del mundo, pasarían a conocerse como las 7 Hermanas. El empresario italiano Enrico Mattei fue el creador del término y las acusó de cartelizarse protegiéndose entre ellas en vez de fomentar la libre competencia industrial, perjudicando de esta manera a otras empresas del sector, como la suya, que pretendían hacerse un hueco.
  • [5] Antony C. Sutton es uno de los autores con mayor autoridad en la tesis de la ayuda occidental a la URSS así como de la ayuda que prestaron diversos gobiernos y banqueros occidentales tanto a los primeros dirigentes soviéticos como a la propia industria soviética con un programa encubierto de transferencia de tecnología. Un ejemplo que no comenta Sutton, es el tratado de Rapallo de 1922. Fue un acuerdo de amistad y cooperación entre Rusia y Alemania. Una cláusula secreta del mismo consistía en un programa de cooperación militar no oficial para que Alemania pudiera entrenar tropas en el territorio soviético evitando así las restricciones impuestas por el Tratado de Versalles. El ejército alemán pudo estudiar las tácticas del Ejército Rojo con tanques y aviones e incluso los dirigentes comunistas cedieron un aeródromo de entrenamiento en Lípetsk. http://warontherocks.com/2016/06/sowing-the-wind-the-first-soviet-german-military-pact-and-the-origins-of-world-war-ii/
    • Wall Street y los bolcheviques. Los Capitalistas del Comunismo. Antony Sutton. https://elinstigador.files.wordpress.com/2011/09/sutton.pdf
    • America’s Secret Establishment: An Introduction to the Order of Skull & Bones
    • The best enemy money can buy. Antony C. Sutton. http://bit.ly/28TZ117
    • National Suicide: Military Aid to the Soviet Union. Antony C. Sutton. http://bit.ly/28Rvdyv
    • Rape of the Constitution; Death of Freedom, Gyeorgos C. Hatonn
    • U.S., Senate, Congressional Record, octubre 1919, págs. 6430, 6664- 66, 7353-54;
    • Gary Alien, El expediente Rockefeller, Capítulo 9, Building the Big Red Machine.
    • Rape of the Constitution: Death of Freedom Paperback. Jun 1990. Gyeorgos C. Hatonn
  • [6] In Angola, oil and politics mix. James Brooke. 5/01/1985. http://www.nytimes.com/1985/01/05/business/in-angola-oil-and-politics-mix.html
    Angola’s feelings don’t get in the way profits. James Brooke. 12/01/1986. http://www.nytimes.com/1986/01/12/weekinreview/angola-s-feelings-don-t-get-in-the-way-profits.html
  • [7] Stockwell 1987. “3 weeks after we were shut down…The MPLA had Gulf oil back in Angola, pumping the Angolan oil from the oilfields, with US gulf technicians protected by Cuban soldiers, protecting them from CIA mercenaries who were still mucking around in Northern Angola. You cannot trust a communist, can you?. They proceeded to buy five 737 jets from Boeing Aircraft in Seattle. And they brought in 52 US technicians to install the radar systems to land and take-off those planes. They did not buy [the Soviet Union’s] Aeroflot…. David Rockefeller himself tours S. Africa and comes back and holds press conferences, in which he says that we have no problem doing business with the so-called radical states of Southern Africa”. https://howardlsalter.wordpress.com/2014/01/16/the-cias-failed-mission-in-angola-operation-feature/
  • [8] Memorandum of Conversation with the President, April 2, 1962, in David McLellan and David. Acheson (ed.), Among Friends. Personal Letters of Dean Acheson, New York, 1980, pp. 225-228. America’s Secret Establishment. Antony C. Sutton.
    Following extracts are from a memorandum recording a conversation between Dean Acheson (Scroll & Key), McGeorge Bundy The Order ’40), and President Kennedy dated April 2, 1962: “He [Kennedy] then turned to the negotiations with Portugal over the Azores base. He said that not much seemed to be happening and that he would be grateful to have me take the matter over and see if something could be done. I asked him for permission to talk about the situation for a few minutes and said about the following”: ‘The Portuguese were deeply offended at what they believed was the desertion of them by the United States, if not the actual alignment of the United States with their enemies. The problem, it seemed to me, lay not so much in negotiations with the Portuguese as in the determination of United States policy. The battle would be in Washington, rather than in Lisbon’.
  • Then Dean Acheson comments on a topic apparently already known -D President Kennedy, that the United States was supporting the revolutionary -nary movements in Angola: “The President then asked me why I was so sure that there was no room for negotiations under the present conditions. I said that, as he perhaps knew, we had in fact been subsidizing Portugal’s enemies; and that they strongly suspected this, although they could not prove it. He said that the purpose of this was to try to keep the Angolan nationalist movement out of the hands of the communist Ghanians, etc., and keep it in the most moderate hands possible. I said that I quite understood this, but that it did not make what the Portuguese suspected any more palatable to them. We were also engaged in smuggling Angolese out of Angola and educating them in Lincoln College outside o* Philadelphia in the most extreme nationalist views. Furthermore the head of this college had secretly and illegally entered Angola and on his return had engaged in violent anti-Portuguese propaganda. We voted in the United Nations for resolutions “condemning”. Dean Acheson: The Cold War Years, 1953-71. Douglas Brinkley (pag. 305 y 308]
  • The United States and the Liquidation of European Colonial Rule in Tropical Africa, 1941-1963. Ebere Nwaubani
    http://www.academia.edu/1691582/A_New_African_Policy_JFK_and_the_crisis_in_Portuguese_Africa
  • In March 1961, the State Department learned that the CIA had been giving Roberto “financial assistance for some years”64. Barely two months later, Rusk instructed that “We must take immediate steps to cut off any relationship with Holden Roberto which would interfere with or discredit an official denial that the U.S. Government is giving aid and support to the terrorists in Angola”.John F. Kennedy and Europe. editado por Douglas Brinkley,Richard T. Griffiths. Kennedy, Portugal and the Azores Base, 1961 (pag. 148). Colonial Discourse in the Cold War: Negotiations. Between António de Oliveira Salazar and John F. Kennedy over Angolan Independencce and the Azores Base from 1961 to 1963. http://repository.upenn.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1012&context=uhf_2010
  • [9Assistant Secretary of State for African Affairs G. Mennen Williams observed to Kennedy on 4 July that “Angola has become for much of the world, as Bedin is for Europe, the center of the great battle between freedom and oppression. … The United States can take only one position in this struggle. We support freedom?’ . On 9 June, the United States, the Soviet Union, and seven other members of the Security Council voted in favor of a UN resolution calling for a special committee of the UN to investigate the situation in Angola and calling on Portugal to stop “all repressive measures.. France and Britain abstained. The Portuguese foreign minister, Franco Nogueira, called the resolution the “green light for terrorism in Angola.. Salazar’s government refused to cooperate with the UN, not recognizing its competence to investigate the situation in Angola, which it considered a purely internal problem. On 19 June, the government of Norway announced that it had decided to stop selling arms to Portugal. Britain also changed its position. Harold Macnillan announced that London would also set up an arms embargo against Angola.. The siege on Portugal within NATO was tightening. Salazar called an extra session of the National Assembly for 30 June. He launched a formal attack on Kennedy’s policy. He accused the United States of sponsoring the subversion of Africa and favoring the communist strategy: ‘The United States, although it has different intentions, is carrying out in Africa a pol-icy parallel to that of Russia.. He once again rejected the possibility of applying the theory of self-determination to Portuguese Africa. Kennedy’s reaction was blunt. Under his orders, Rusk instructed Elbrick to transmit Washington’s deep disappointment to Salazar and to remind him that “we believe that the long-run interest of all of an will be adversely affected if political and economic measures are not soon indicated that would respond to this situation… A spokesperson for the State Department regretted the criticisms of the United States made by the Portuguese leader. Both positions became more radical. On 10 July, an emotional and aggressive Franco Nogueira told Elbrick, among other things, that the United States was the chief architect of Portugal’s difficulties in Africa. He increased the semantic stakes: “Nogueira made it clear that Portugal would go to the bitter end in maintaining its overseas territories and said that a world war might result. To my question whether Portugal would attempt to drag the whole world down be-came of Angola, he replied in the affirmative, saying that as far as Portugal is concerned Angola is much more important than Berlin. [John F. Kennedy and Europe. Douglas Brinkley,Richard T. Griffiths] (pag.158). http://bit.ly/296qFFf

Anexo

  • Now, in spite of the increasingly advantageous position of UNITA, and the imminent collapse of the illegitimate, pro-Soviet government, elements within the State Department are doing their best to salvage the (communist) MPLA, and to prevent the forces for democratic government from winning in Angola.“. [Senator Steve Symms, May 14, 1985].
  • The best enemy money can buy. Antony C. Sutton. Chapter XI. Chevron-Gulf Keeps Marxist Angola. http://macquirelatory.com/best_enemy_moneybuy.pdf
  • These Cuban troops are protecting American oil interests and they are preventing UNITA from overrunning the MPLA.” (Antony C. Sutton 1986).
  • Notably, in 1979, Angolan President, Neto, nationalized the oil industry except for the Gulf Oil contracts“. Living The American Dream. Random Qwips by: Howard L. Salter. http://bit.ly/296oLV9
  • Origins of the American Empire: Revolution, World Wars and World Order. Global Power and Global Government: Part 2. Andrew Gavin Marshall. http://www.globalresearch.ca/origins-of-the-american-empire-revolution-world-wars-and-world-order/14552
  • A Companion to American Foreign Relations. Robert Schulzinger (pag.115). http://bit.ly/296rgH1

Creador de Piratas y Emperadores en 2003. Ingeniero informático creador de la web texacotoxico.org, proyecto a iniciativa de Pablo Fajardo en demanda de reconocimiento e indemnizaciones a los afectados por la grave contaminación provocada por Texaco (Chevron) en Ecuador.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *